Volver

El 29 de noviembre de 2017 se realizará un nuevo juicio en Cuiabá (Brasil) por el asesinato del misionero jesuita español Vicente Cañas SJ. Kiwxí, como se le conocía por su nombre indio, convivió durante décadas con varias poblaciones indígenas de Brasil (indios Tapayuna, Paresi, Mÿky y Enawene Nawe) llevando a la radicalidad el mandato de inculturación nacido del Concilio Vaticano II. Defendió las tierras indígenas frente a los hacendados que querían apropiarse de ellas luchando porque el gobierno brasileño fijara una demarcación oficial de las mismas, algo que se consiguió en parte después de su muerte. Fue asesinado, supuestamente por orden de uno de estos hacendados, en abril de 1987.

La Red Eclesial PanAmazónica (REPAM) acaba de editar un documental sobre su vida y su persona, dentro de la serie “Vidas por la Amazonía”. A través de sus imágenes y de los testimonios de aquellos que lo conocieron o han estudiado sus escritos, muchos de ellos jesuitas, podemos conocer más la obra y la huella que dejó Vicente en el trabajo por la defensa de los indígenas y del Amazonas. Ver documental (en portugués; proximamente se traducirá en castellano).

En la primera mitad de la década de 1970 Vicente Cañas, junto a Thomaz Aquino Lisbôa, mantuvo los primeros contactos con los pueblos en situación de aislamiento en el noroeste de Mato Grosso (Brasil), entre ellos los Mÿky y los Enawene Nawe. Los misioneros, fueron fundadores del Consejo Indigenista Misionero de Brasil (CIMI) y miembros de la Operación Anchieta (OPAN). El último pueblo que defendió, los Enawene Nawe, contaba con una población de tan solo 97 individuos cuando Vicente contactó con ellos. Hoy, en parte gracias a la vida derramada de Vicente, sobrepasan el millar.

Aunque fue asesinado en 1987, el primer juicio sobre su causa no se celebró hasta 2006, diecinueve años después del crimen y los acusados fueron absueltos por falta de pruebas. El nuevo juicio juzgará al único de los acusados que sobrevive o tiene estado legal o edad para ser jugado, el entonces delegado de la Policía Civil, Ronaldo Antônio Osmar (hoy jubilado).

La causa de Kiwxí es la de todos aquellos que todavía hoy defienden con sus vidas los derechos humanos de los indígenas y la necesidad de preservar la que es considerada pulmón de nuestro planeta, la Amazonia.

Accede al Dossier completo con más información. 

Accede a la galería de fotografías

Accede al documental

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto