Al volver de Málaga a Granada el pasado 12 de agosto, tras el funeral celebrado en la capilla de la enfermería, pensaba que Diego habría disfrutado de la celebración. En ella se habían juntado los tres amores desde los que él mismo se entendía: su familia, con la presencia de sus sobrinos, sus compañeros jesuitas y la música, gracias a la presencia de algunos miembros del Orfeón Portuense, que nos ayudaron a recordar a Diego y orar con gozo por él con los cantos con los que acompañaron la Eucaristía.

Para Diego, la familia siempre fue algo fundamental en su vida. Desde que ha vivido en Granada, en los últimos años, acudía a su pueblo los fines de semana para verse con ellos. Durante un tiempo, mientras las fuerzas se lo permitieron, esos fines de semana le sirvieron, además, para seguir cultivando su amor a la música con la coral de la Parroquia de su pueblo. Ese afecto por su familia, se manifestaba con esa expresión tan andaluza, que a muchos nos hacía gracia cuando se refería a su hermano Manolo, “mi Manolo”, con el que mantuvo siempre una relación especial de cercanía y, por su parte, de sincera admiración hacia su hermano, con el que compartía vocación e intimidad, aunque sólo se hablaban cuando Manolo venía del Paraguay o, en los últimos años, cuando conversaban aprovechando los medios tecnológicos, con los que se atrevía. El ordenador ha sido en estos últimos tiempos su ventana al mundo, a través de él podía hablar con su hermano o Orfeón Portuense en la puerta de la Iglesia Mayor Prioral de El Puerto de Santa María (1981) 2 con sus sobrinos. Y con él recuperó el contacto con mucha gente de su etapa más activa. Él vivía el ordenador y el correo electrónico como una oportunidad apostólica, si bien era frecuente que fuera reclamando ayuda, porque muchas veces se liaba con las nuevas tecnologías, que pese a suponerle un gran esfuerzo para dominarlas, nunca se echó para atrás con ellas.

Seguir leyendo.

lo último

PROPUESTAS:
mas-que
Pastoral Magis organiza dos nuevas convocatorias de “Más que…”...
SEMBLANZAS:
semblanza-del-p-francisco-belda-alcaraz-sj
Al cumplir los 50 años de jesuita el P. Belda, lo felicitaba el P. General y, al...
(Ver todos)
VIDA EN COMPAÑÍA:
inicio-del-tiempo-arrupe1
Este fin de semana hemos tenido la primera sesión del Tiempo Arrupe. Bajo la sabia...
biblias-para-el-centro-de-internamiento-de-extranjeros-cie-de-barcelona
En verano recibí una petición inusual que me consoló profundamente: La...

(Ver todas)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto