Estamos de luto porque nuestro hermano Francisco Javier Oleaga Madina, sacerdote jesuita, ha muerto. La pena y el dolor nos han traido aquí y nos unen en la oración por su suerte eterna.

Ante esta muerte, como ante la muerte de todos los hombres, el Señor nos dice: “No temáis, yo he vencido a la muerte”. Por eso, tratamos de avivar nuestra esperanza, que se apoya en Cristo Resucitado.

Con el canto Aita Gurea compuesto por Aita Madina, (Francisco) tío de nuestro compañero jesuita Javier Oleaga Madina, cantado por el orfeón donostiarra, he templado mi espíritu a la hora de rasgear, con la pluma electrónica de mi ordenador, estas palabras, que quieren ser una glosa de las lecturas litúrgicas de este domingo 23.º del Tiempo Ordinario litúrgico en las que he querido enmarcar también el Agur Jesusen Ama que cantaremos todos al final de esta Misa funeral por el eterno descanso de su alma.

Toda muerte es una sorpresa y aunque el estado físico y médico de nuestro Javier nos hacía sospechar un final más o menos cercano, hemos recibido el anuncio de su travesía a las estrellas, ya sabéis, a la Casa del Padre, con la resignación propia del ser humano que nace en el tiempo pero con vocación de eternidad. Esa eternidad que ha alcanzado ya Francisco Javier.

Seguir leyendo.

 

 

lo último

PROPUESTAS:
ordenaciones-de-diaconos-2018
El próximo 3 de febrero se celebrará la ordenación diaconal de cinco...
PALABRAS DEL PROVINCIAL:
SEMBLANZAS:
semblanza-del-p-jesus-lopez-gay-sj
Me piden una semblanza del P. Jesús López Gay, con el que sólo he convivido...
(Ver todos)
VIDA EN COMPAÑÍA:
triduo-de-renovacion
El pasado fin de semana 35 jesuitas en formación, procedentes de diversas provincias...
un-tambor-a-san-ignacio
Como todos saben, durante las 24 horas del día de San Sebastián (20 de enero)...

(Ver todas)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto