Volver

Este verano 2014 se han llevado a cabo los 12º Campos de Trabajo de la asociación Atalaya Intercultural en Burgos. Como en años anteriores se llevaron a cabo dos turnos con las siguientes fechas: del 19 de julio al 2 de agosto de 2014, y del 2 al 16 de agosto de 2014.

Los pilares del campo de trabajo son:

1) Ofrecer un espacio de reflexión y oración a universitarios y jóvenes profesionales desde el acercamiento a la realidad de la inmigración.
2) Dar continuidad durante los meses de verano a las actividades ofrecidas por Atalaya Intercultural: clases de español a adultos, comedor y atención educativa a menores inmigrantes.
3) Atender a los hijos e hijas de padres inmigrantes que trabajan y no tienen con quién dejarlos durante estos dos meses.

La formación cristiana de los y las jóvenes es la nota diferencial de nuestro programa en relación a otras experiencias de verano. Hay una orientación explícita desde la fe cristiana al realizar esta labor social.

En este campo de trabajo han participado como monitores y monitoras 37 jóvenes de 18 a 32 años. La mayor parte de las personas participantes proceden en comunidades cristianas de jóvenes de Valladolid, Salamanca, Gijón, Oviedo, Irún, Madrid, Jaén, Sevilla y Córdoba.

El equipo de coordinación ha estado compuesto por 16 personas de las cuales cinco han sido esclavas del sagrado corazón, siete jesuitas y 4 laicos. Agradecemos especialmente a José Luis Vázquez sj y a Susanne Kiesewetter aci por ser los coordinadores generales de los dos turnos del campo de trabajo.

Durante estas cuatro semanas, se ha atendido a 158 menores inmigrantes que han participado en la Colonia Urbana y a 21 inmigrantes adultos que han asistido a las clases de español. Además, se han servido 1.015 comidas y cenas en el comedor de Atalaya Intercultural.

En la Colonia Urbana participaron menores de 3 a 12 años de las etapas educativas de infantil y primaria en horario de 10:00 a 17:00 horas. El día empezaba con una representación teatral con la que damos el buenos días a los niños y niñas. A continuación, había una hora y media de apoyo escolar, todo coordinado por Raquel Zugazaga la responsable de la Colonia. Tras un recreo se realizaba una actividad de manualidades. La comida se realizaba en las instalaciones del colegio La Merced y por la tarde se llevaban a cabo actividades lúdicas tipo gymkhanas. Este cronograma se alteraba los martes y jueves que se iba a las Piscinas Municipales de El Plantio.

Como cada año, desde Atalaya queremos agradecer la labor de estos chicos universitarios que siguen aportando un poco de luz al mundo.

Muchas gracias

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto