Volver

En el primer Congreso de Evangelización Digital organizado por iMisión (www.imision.org) este fin de semana en Madrid, ha habido una importante presencia de jesuitas y laicos colaboradores, tanto a nivel presencial como siguiéndolo vía streaming. Acudieron a la cita, entre otros, el jesuita italiano Antonio Spadaro, que dio la primera ponencia; Xabier Riezu, de la Oficina de Comunicación SJ (OCSJ), que ofreció una comunicación, Gemma Fraile (redes sociales de la OCSJ) que dirigió un taller; Ana Medina (CVX Málaga) y Blanca Arregui (CVX Madrid) que eran dos de las organizadoras y José María Olaizola SJ que participó en una mesa redonda, así como otros jesuitas y laicos que se mueven activamente en redes sociales y que podéis ver en la imagen

Redes como lugar de encuentro:

«Internet no existe, se vive». Así de provocativo comenzaba su ponencia Antonio Spadaro en este primer Congreso de Evangelización Digital (el #iCongreso), que es parte de esta iniciativa de 'iglesia de base digital' que reúne a multitud de católicos en twitter bajo el hashtag #iMision.

Los grandes temas del Congreso han sido la necesidad de presencia, apertura, sinergia y coherencia en el mundo digital. «El objetivo de la Iglesia no es estar a la última, sino captar el valor espiritual de internet. […] No es suficiente con evangelizar, necesitamos una nueva visión de la tecnología» insistía Spadaro,  jesuita mundialmente conocido por su entrevista al Papa Francisco y principal promotor de la llamada Ciberteología.

Desde el mismísimo Monseñor Celli, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, pasando por el creador del tweet del Papa @gentrala, @SusanaHerrera, @antoniospadaro y hasta el @ObispoMunilla, todos coinciden en que internet no es una opción para la Iglesia, sino una llamada al encuentro, acompañamiento y cercanía de tantas personas que buscan respuesta a las necesidades profundas y trascendentes de la humanidad.

El #iCongreso ha insistido en las redes no sólo como instrumento de evangelización, sino como entorno en el que se vive el Evangelio. Internet como lugar de encuentro, escucha y diversidad en el que se construye una nueva forma de ser Iglesia, huyendo del simple marketing digital de la fe para entrar al terreno del testimonio personal, el compartir, y el acompañar las preguntas de sentido. El reto como Iglesia es grande, pues necesitamos personas capaces de contemplar la voz humana que emerge de estas redes, y sólo así podremos conectar con las verdaderas necesidades que laten la actual fascinación por la tecnología.

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto