Volver

El sector social de la Compañía de Jesús en Cataluña lo componen un grupo de entidades pequeñas pero muy arraigadas al territorio. Son la Fundació Salut Alta (Badalona), la Fundació La Vinya (L'Hospitalet del Llobregat), la Fundació Carles Blanch (Badalona), la Fundació Migra Studium (Barcelona) y Arrels Sant Ignasi (Lleida).

Todas estas entidades tienen en común el hecho de realizar una buena parte de su trabajo con voluntariado, priorizar las realidades de exclusión social severa e intentar, modestamente y en la medida de sus posibilidades, ayudar a transformar aquellas realidades que provocan sufrimiento y exclusión.

Partiendo de historia y orígenes diferentes, las entidades se van reuniendo para intentar coordinar su trabajo, compartir buenas prácticas y hacer que el trabajo que cada uno realiza en su territorio pueda ser más conocido y tener una mayor proyección.

Por este motivo durante las últimas semanas se han producido dos encuentros con el objetivo de seguir construyendo sector social. El pasado lunes 6 de febrero en el monasterio benedictino de Sant Pere de les Puel·les, en Barcelona, se reunieron los equipos directivos de todas las entidades con un tema único: el acompañamiento de nuestros equipos. El acompañamiento forma parte del ideario de la mayor parte de las entidades del sector. Acompañamiento a las personas que se acercan a nosotros con sus necesidades, acompañamiento a los voluntarios y voluntarias, y acompañamiento también a los equipos de profesionales.

Poner en el centro las personas, y transformar las realidades nos obliga a ir mucho más allá de ofrecer unos servicios, nos obliga a intentar ser coherentes con una idea de sociedad que ya queremos vivir dentro de nuestras entidades. Cuando los entornos se tecnifican, se hacen más complejos, las entidades crecen… se manifiestan tensiones que interesaba poner sobre la mesa. Así se hizo durante la jornada. Acompañó el encuentro -y nunca mejor dicho-, Ernest Botargues, responsable del área de acción social de la Escuela Pía, y fue una jornada de trabajo rica e intensa.

Unos días antes, unos ochenta trabajadores y voluntarios de las diversas entidades se habían reunido también en un encuentro sobre los valores que motivan su trabajo: justicia, libertad, compromiso y resistencia. Los dos encuentros demuestran el compromiso de las entidades propias y vinculadas a la Compañía de Jesús en Cataluña de seguir haciendo camino juntas, haciendo de puente entre realidades sociales muy diversas, y ayudando allá donde están a construir una sociedad un poco más habitable.

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto