Volver

Este viernes, 19 de mayo, ha tenido lugar en la casa de las Esclavas de Martínez Campos (Madrid) la última reunión de superiores y delegados de las PAL de este curso. Una reunión que ha transcurrido con normalidad, aunque en el ambiente flotaba la sensación de cambio. Durante el día, el provincial, Paco Pepe, hizo varias alusiones al final inminente de su etapa al frente de la provincia. También el nuevo provincial, Antonio España -que será nombrado oficialmente el 8 de julio-, estuvo especialmente presente, con unas palabras al principio de la mañana y concelebrando en la Eucaristía. En su saludo matinal a los participantes en la reunión, Antonio reconoció una mezcla de gratitud ante esa nueva misión, y la confianza en Dios y en la ayuda de todos para afrontar su provincialato a partir del mes de julio.

La mañana estuvo dedicada a reflexionar sobre las posibilidades que hay, en las plataformas, de planificar apostólicamente la misión. Para ello, Elías López y Vicente Marcuello introdujeron el trabajo. Elías, exponiendo un modelo de planificación que puede servir como forma de avanzar en tres pasos: 1) hacer un análisis contemplativo de la realidad 2) Discernir un plan estratégico y 3) Evaluar lo planificado. Vicente mostró cómo este plan se puede aplicar, a partir de la experiencia de la PAL de Araba-Bizkaia.

Ambas introducciones sirvieron para que, en la segunda parte de la mañana, los superiores y delegados pudieran reflexionar, primero en grupos y después en asamblea, sobre los valores, retos y posibilidades de este discernimiento apostólico.

La eucaristía estuvo presidida por Paco Pepe, y además de Antonio concelebraron Cipri Díaz y José María Bernal, queriendo hacer especialmente visible el servicio de la curia en este momento de cambio de etapa.

Tras la comida, la tarde ha sido más informativa. Wenceslao expuso, para comenzar, los resultados de una encuesta que se ha pasado en las últimas semanas a bastantes personas sobre la valoración del proceso de integración y puesta en marcha de la nueva provincia. Los datos permitían ver que, en general, hay satisfacción con los pasos dados, y en particular, matices sobre distintas dimensiones de dicha unión (desde la satisfacción grande con la delegación para la tercera edad, a la preocupación por la necesidad de mejorar en la selección de ministerios). Se espera que todo ello sirva al nuevo equipo que tome las riendas de la provincia para seguir avanzando.

A continuación, Paco Pepe ha quedido compartir algunas reflexiones en tres líneas:

 (1) El momento de la provincia, desde la constatación de algunos retos y exigencias que no se pueden minimizar: la resistencia de nuestra cultura a la vida religiosa apostólica, y la reducción numérica que afrontamos. Esto nos pone en una situación difícil, que genera muchísima exigencia, y a veces sobrecarga. Esa es nuestra verdadera precariedad, en la que convergen retos apostólicos y la necesidad de mayores cuidados internos. Pero, aunque todo ello a veces nos genera tensiones fuertes, también nos está llevando a mirar, con honestidad, a lo esencial; y nos está enseñando a responsabilizarnos unos de otros de una manera nueva.

(2) Algunas cuestiones que se plantean desde el proceso de elección del nuevo provincial. El proceso que se ha vivido en la provincia (sondeos, etrevistas, etc) ha permitido visibilizar varias tensiones, necesarias y reales:
a) entre la continuidad y los cambios que quizás exigen ahora un mayor empuje 
b) mejorar el equilibrio entre cura personal y apostolica, algo que no está siendo fácil en una provincia tan grande
c) la necesidad de una auténtica indiferencia ignaciana, imprescindible en esta época de selección de ministerios.

(3) La reforma de los estatutos de los delegados de las Plataformas, con algunos cambios que se plantean a partir de la andadura de estos primeros años y se irán acometiendo pronto.

Jaime Badiola, administrador de la provincia, expuso algunos aspectos que hay que ir trabajando para seguir normalizando y homogeneizando la manera de funcionar. Informó sobre la gestión económica de la provincia, y dio algunas indicaciones para la administración de las comunidades, así como señaló algunos retos de futuro que afronta la administración provincial.

Finalmente, Paco Pepe compartió los resultados de la evaluación del encuentro de provincia de Loyola, que ha sido, en general, muy satisfactorio para los 170 participantes, y se consolida como una forma de ir tejiendo la provincia.

Y con esto, terminamos. AMDG.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto