Volver

La Universidad ha presentado hoy, 16 de junio, en presencia del Lehendakari Iñigo Urkullu, el libro “Memoria y reconciliación”, un trabajo sobre la historia de la Universidad de Deusto mirada desde una nueva perspectiva: la vulneración de los derechos humanos y el compromiso activo en su defensa y promoción. La obra, que no es un libro más, trata de recuperar la historia, dejar que los hechos hablen y no olvidarlos. Y es que, según palabras del rector José María Guibert”: “hacer memoria es un paso para avanzar hacia la paz y la reconciliación·. 

Esta publicación se edita con motivo del 80 aniversario de un hecho que fue muy relevante para la Universidad: la intervención del posteriormente lehendakari Leizaola para lograr in extremis que los edificios de la Universidad no fueran dinamitados con las cargas de pólvora que se habían colocado ya en su recinto para tal efecto. Se pretende de este modo agradecer a su persona y a los gudaris del batallón Ibaizabal que se encargaron de retirar los explosivos de los edificios de la Universidad.
 
Se edita también en un contexto en el que la Compañía de Jesús enfatiza en su última Congregación General (2016) uno de los elementos importantes de su carisma inicial y que la han distinguido a lo largo de su historia: el fomento de la reconciliación. “Reconciliar desavenidos” es una expresión que aparece ya en los documentos fundacionales de la Compañía y el “ministerio de la reconciliación” se estima importante en su misión actual en el dividido mundo en que vivimos.
 
El recuerdo de lo ocurrido hace ocho décadas se ha querido acompañar en este libro con una recopilación más amplia de los hechos que de manera más significativa han atentado contra esa reconciliación a la que estamos todos llamados. Según palabras del rector José María Guibert: “Si Jesús María Leizaola hace ochenta años, en junio de 1937, tuvo la visión y decisión de salvar los edificios de la Universidad porque salvaba un patrimonio que era absurdo destruir, otras personas han sabido también en nuestra historia salvar unos valores y unos derechos en momentos difíciles en los que parece que lo más fácil era ceder a la barbarie o al poder establecido o impuesto. Los valores han de guiar nuestra actuación: la tolerancia, la convivencia democrática, la conciencia crítica, el diálogo respetuoso, el apoyo a las víctimas, la cultura cívica, la solidaridad, la lucha por las libertades y la coherencia ética, entre otras.”
 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto