Volver

El sábado 9 de septiembre, festividad de San Pedro Claver y de la Virgen de Arantzazu, tres jóvenes hicieron sus primeros votos en la Compañía de Jesús, en una emotiva celebración en el Santuario de Loyola. Se trata de Pedro Aliaga Martínez (Almería, 1977); Fco. Javier Bailén Llongo (Paterna, Valencia, 1980) y Alberto Estévez López (Madrid, 1989).

Tras dos años de formación en el Noviciado, estos tres jóvenes respondieron así a la llamada de Dios con el compromiso perpetuo de pobreza, obediencia y castidad. En tan señalada ocasión, estuvieron acompañados por familiares, compañeros y amigos, además de muchos otros creyentes y curiosos, que no quieren perderse una cita ya tradicional en Loyola a principios de curso, para compartir la alegría de unos jóvenes, y emocionarse y dar gracias al Señor porque siga llamando a personas para seguirle de una forma especial en la Compañía de Jesús.
 
Presidió la eucaristía el nuevo provincial de España, P. Antonio España SJ, acompañado del también nuevo delegado de la PAT Loyola, José Javier Pardo SJ, y de otros muchos sacerdotes jesuitas. En su homilía, el provincial se refirió a la etapa del noviciado que los tres votantes concluyen y al propio acontecimiento de los votos como espacios y momentos de «identidad y corazón». Identidad y corazón son precisamente «las claves para vivir como jesuita». Una identidad que busca a Dios en todas las cosas, pero que necesita corazón, tratándose de «una experiencia que solo el corazón puede llevar adelante». Desde esas claves el jesuita se une a otros, en los diversos apostolados ―universidad, sector social, pastoral, colegios…―, para «vivir lo que puede cada uno hacer por la misión y por la Iglesia». También recomendó a Javier, Pedro y Alberto que al advertir sus propias debilidades recuerden que todas las grandes figuras de la Iglesia y de la historia fueron también débiles, y animó a todos a pedir para que las debilidades de cada uno, que pueden convertirse a veces en excusas, nos ayuden a encontrar la fuerza de Dios.
 
En nombre de los tres votantes Alberto tomó la palabra para dar las gracias a todos: Compañía de Jesús, Noviciado, amigos, familia, etc. Aludió a San Pedro Claver, esclavo de los esclavos, en su día, para dar gracias a Dios par tantos y tan buenos jesuitas que con su testimonio «nos han ayudado a ponernos detrás de Jesús y su bandera, que es buena noticia para todos los hombres y mujeres». También pidió a la virgen María ―en la festividad de Arantzazuko Ama― que «nos ayude a seguir conociendo a Jesús pobre, casto y humilde».
 
La formación de un jesuita constituye un largo itinerario que estos tres jesuitas deberán continuar tras este primer hito. Pedro lo hará en Granada, estudiando Ciencias Religiosas; Javier, en Madrid, estudiando Teología; y Alberto, en Roma, donde cursará estudios de Filosofía.
 
Mientras, sin tiempo aún para echarles de menos, el Noviciado San Francisco Javier de San Sebastián acoge ya a otros tres jóvenes ―José, Pablo y Javier― que tomaron su lugar ingresando en primer curso este pasado jueves.
 
 
 
 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto