Volver

El protestantismo es, hoy día, una realidad imprescindible para entender el desarrollo de la cristiandad en su conjunto. Esa fue una de las principales conclusiones que se extrajeron de las XIV Jornadas de Teología organizadas por la Facultad de Teología de Comillas ICAI-ICADE, y dedicadas a la conmemoración conjunta de los 500 años de la Reforma de Lutero y a su influencia en la actualidad. El rector de la universidad, Julio L. Martínez, SJ, fue el encargado de abrir las jornadas preguntándose por quién era realmente Lutero.

“Decir que a la Reforma protestante siguió la Contrarreforma sería simplificar. En tiempos de posverdad hay que tratar de buscar la verdad. La verdad importa, sobre todo, a los teólogos”, apuntó el rector. Tras él, el decano de Teología, Enrique Sanz, SJ, comparó a Lutero con Gutenberg, el creador de la imprenta, y destacó su traducción de la Biblia al alemán. “Fue un hombre apasionado, excesivo y desconcertante”.

Tras dos intensos días debatiendo y contextualizando la figura del fraile que inició la Reforma, Pedro Zamora, profesor de Historia de la Iglesia en la universidad, analizó la actualidad de la misma. De ella dijo que “ha alcanzado un alto grado de independencia respecto de las reformas de aquel siglo pese a que se desarrolla sobre el impulso de las reformas protestantes del siglo XVI”. “En la actualidad hay, por un lado, un protestantismo centrado en el cumplimiento de la misión, ante la cual la unidad eclesial es secundaria, y por el otro, hay también un protestantismo que vincula el cumplimiento de la misión al desarrollo de una catolicidad protestante. Sin duda, ambas inquietudes van a dinamizar el protestantismo del siglo XXI y también marcarán profundamente el propio desarrollo de la cristiandad”, concluyó.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto