Volver

Este pasado sábado 2 de diciembre por la tarde, celebramos, un año más el “Adviento Intercomunitario”, una oportunidad para que Comunidad Universitaria Francisco Javier, Grupos Católicos Loyola y otras comunidades de la Red MAG+S en Madrid, (CVX-Padre Arrupe, por ejemplo), pudiéramos encontrarnos, reflexionar, orar y celebrar juntos el inicio del Adviento. Este año estrenamos los renovados locales de la Residencia-Parroquia San Francisco de Borja (Maldonado, 1), donde, desde el momento de la acogida, se creó un clima de alegría y confianza, que perduró durante todo el encuentro.

Wences Civeira y Juan Torres, “presis” de CUFJ y CGCL, inauguraban el encuentro a las 19h, dando la bienvenida y presentando al ponente de la charla, Pablo Guerrero SJ, Coordinador de la PAL Madrid, quién fue el encargado de presentarnos el tema de fondo de nuestro compartir: el Adviento y la Familia.

Ser hijo es ser consciente que formamos parte de una familia, que somos "hijos de alguien" ¿Cómo somos hacia fuera de nuestra familia? pero, sobre todo, ¿cómo somos hacia dentro? ¿Alguna vez nos paramos a pensar cómo puedo ser mejor hijo/a? Si nos damos cuenta, si por algo es importante la familia, es porque casi todos tenemos una, y es, tan necesaria e insustituible, que debemos tomar el tiempo para cuidarla y valorarla.

Qué mejor momento de reflexionar sobre ello que este fin de semana, que empezamos el Adviento, un tiempo de acogida y de esperanza, pero también un tiempo de pararnos y reflexionar ¿qué puedo mejorar en mi vida para acoger a Dios y vivir mejor la Navidad y el año que empieza?

Podría parecer que todos los años es lo mismo, una repetición interminable; sin embargo, nosotros sabemos que no es así, cada Adviento es ocasión de novedad. Porque el tiempo para el cristiano es como el movimiento de un sacacorchos: con cada vuelta que damos, ya no estamos en el mismo sitio, hemos profundizado, por eso ¿qué tal si en este Adviento, prestamos especial atención a aspectos de nuestra actitud en la familia?

En palabras del propio Evangelio, podemos valernos también de esta parábola, que seguro todo hemos leído y/o escuchado en alguna ocasión para darle otra “vuelta de rosca”:«Un hombre tenía dos hijos. Llegándose al primero, le dijo: Hijo, vete hoy a trabajar en la viña. Y él respondió: ´No quiero´, pero después se arrepintió y fue. Llegándose al segundo, le dijo lo mismo. Y él respondió: ´Voy, Señor´, y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre? (…)» (Mateo 21, 28-32) o como diría San Ignacio de Loyola: «Más en las obras que en las palabras».

A continuación de la charla, tuvimos tiempo para compartir en grupos pequeños, desde nuestra propia experiencia de familia; tras lo cual, nos reunimos todos de nuevo para celebrar el primer domingo de Adviento, en unaEucaristía presidida porFernando Gálligo, sj. En sus palabras, simpáticas y profundas, cercanas y cuestionadoras, nos invitó a encarar este anuncio de Dios que viene, con la actitud del marinero navegante que se "cala la gorra" y se mete "mar adentro", y no tanto como el turista playero, que siempre tiene un "es que" para todo o el vigilante de la playa que "está en ello" pero nunca llega a nada...

Terminamos con un rato decompartir, y un refrigerio, gracias a lo que cada grupo aportó, hasta que la hora de cerrar nos puso de nuevo en camino, a vivir la fe a la intemperie en nuestra ciudad, con la esperanza de seguir compartiéndola en próximos encuentros.

 
 
 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto