Volver

Una vez al año desde que se creó el GCL, los miembros de los distintos departamentos y sedes se juntan para trabajar sobre el presente y futuro del grupo. Este año el encuentro se celebró en Madrid, en la casa de las esclavas en Martínez Campos. Casi todos los que trabajan en las sedes de Bilbao, Santander, Valladolid (Ruiz Hernández y oficina digital) y Madrid estuvieron dos días dedicados a tratar de ver los retos de futuro que se plantean en el mundo de las publicaciones, y los desafíos concretos que nuestras propias instituciones, publicaciones y revistas, han de afrontar.

El Grupo de Comunicación Loyola es una obra muy transversal (en cuanto aglutina gente de cuatro PAL diferentes), y porque, sin pertenecer a ningún sector -ya que es la única obra que depende directamente de la secretaría de comunicación- puede colaborar con distintas instituciones de todos los sectores, a la hora de facilitar la publicación y difusión de contenidos, y ofrecer servicios de impresión, y producción digital.

En esta reunión se ha puesto de relieve la complejidad de los tiempos que tocan, en los que el libro religioso tiene que afrontar una disminución de la demanda, y las revistas -tradicionalmente uno de los pilares de la labor editorial de la Compañía de Jesús en España- van viendo cómo va terminando una época basada en las suscripciones al papel. Esto, que se podría vivir con zozobra, también se puede convertir en una oportunidad para repensar nuestra misión al servicio de la Palabra, y contemplar los nuevos escenarios y formatos en los que debemos abrirnos camino. 

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto