Publicado: Lunes, 22 Abril 2019

La Pascua, celebración para escuchar, contemplar y hacer memoria

Cada día de la Semana Santa se ha llenado la iglesia del Corazón de Jesús de cientos de creyentes que han celebrado la Palabra en los oficios litúrgicos. Celebraciones llenas de imágenes sugerentes, de símbolos y gestos expresión de este tiempo de Pasión: el Lavatorio de los pies del Jueves Santo; el acercamiento a la cruz alzada en el altar del Viernes Santo; la llama encendida de una vela que inunda de luz cálida una iglesia a oscuras y el agua bendita que renueva el compromiso en la Vigilia Pascual. Los jesuitas Gerar Villar y Jaime Tatay presidieron los oficios acompañados de los universitarios de la Pascua Urbana de Pastoral MAGIS y del Coro de Nueve y Cuarto que hacían de la música, oración compartida. 

Cada mañana, Prudencio Merino sj guiaba la oración comunitaria previa a la charla de Jaime Tatay , encargado este año de compartir sus reflexiones para la oración personal en este Triduo Pascual. “En la cruz vemos la monstruosidad de hombre, cuando se deja guiar por el mal; pero vemos también la inmensidad de la misericordia de Dios que no nos trata según nuestro pecados sino según su misericordia. Ante la cruz de Jesús, vemos casi hasta toca con las manos la medida en la que somos amados eternamente; ante la cruz nos sentimos 'hijos' y no 'cosas' u 'objetos'”. (papa Francisco).

Y siguiendo las actitudes fundamentales para vivir la Semana Santa –escuchar, contemplar y hacer memoria- Jaime Tatay recorrió el evangelio aterrizando con imágenes actuales aquel mensaje que los cuatro evangelistas transmitieron. Hablaba de la experiencia de La última cena y del lavatorio apoyado de fotografías tan recientes como el fuego de Notre Dame y el gesto del Papa Francisco ante los líderes sudaneses para pedir paz en el país. Una lógica diferente establecida por Jesús de Nazaret necesaria hoy. “De la semilla más pequeña surge un arbusto donde viven muchos pájaros”.

El Jueves Santo fue una tarde para las historias de misericordia. Una tarde para amar, decía Gerar Villar. Y es que el gesto del lavatorio compartido con los asistentes es el gesto humilde de amor y misericordia que también en la actualidad guarda todo el sentido: el Papa Francisco arrodillado a los pies de los representantes de Sudán del Sur clamando por la paz en el país. “¿A quiénes amar?" Preguntaba Gérar en la homilía y expresaba San Alberto Hurtado en su poema: “A todos mis hermanos de humanidad”.

El Viernes Santo Jaime Tatay presidió los oficios litúrgicos y habló de la sabiduría de la cruz y de las continuas referencias al mundo vegetal en la Biblia y Evangelio. De esas sencillas metáforas del mundo natural de las que se sirve Jesús. Una semilla que crece en la roca es toda una metáfora “para darnos tiempo para comprobar cómo la vida se abre camino: esperar a que crezca silenciosamente; que hunda sus raíces y transforme la realidad para dar vida”. Una metáfora para este Viernes Santo: “Si nos quedamos solo en el Viernes somos incapaces de ver ese largo proceso de crecimiento oculto que es la historia de la Salvación y la historia de Jesús”.  De ahí que recordase que Jesús está clavado en un árbol vivo, en apariencia muerto. Y como la Palabra de Dios, es la semilla que se transforma por dentro para echar sus raíces para que cada uno de su fruto. 

Y ya el Sábado Santo, en la Vigilia Pascual, Gerar habló de la alegría interna que cuando se expresa se multiplica. Una alegría que da sentido a esta noche, la más importante para los cristianos, porque es el paso de la muerte a la vida. Es la puerta que abre el Padre en una noche para reconocer la luz de la vida. Gerar tuvo presentes a muchos cercanos suyos que están en su memoria y en su corazón y que hoy gozan de esa luz: Iván, un amigo de la infancia muerto por una sobredosis a los 18 años de edad; Pepe, un compañero del colegio que murió a los 19 años de un accidente de moto; una amiga de su familia muy querida que falleció “solita”. Relatos que forman parte de la historia de la humanidad de la lectura en el Génesis que en esta noche de Vigilia Pascual se lee y que revelan el Dios Padre que abre la puerta a la vida.

 

ver +

también te puede interesar