Publicado: Miércoles, 24 Abril 2019

La Compañía de Jesús y la Semana Santa en Andalucía

Al llegar la Cuaresma y la Semana Santa templos que durante el año están prácticamente vacíos se llenan de gente de todas las edades y condiciones sociales. Aunque es una práctica extendida en toda España, en Andalucía cobra especial importancia el fenómeno de la religiosidad popular. Afirma el Papa Francisco en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, que “en la piedad popular puede percibirse el modo en que la fe recibida se encarnó en una cultura y se sigue transmitiendo. En algún tiempo mirada con desconfianza, ha sido objeto de revalorización en las décadas posteriores al Concilio” (EG, 123).

La Parroquia de San Francisco, de El Puerto de Santa María, se suma, desde hace una década, aportando conjuntamente con el Apostolado de la Oración la procesión de Ntra. Sra. De los Dolores Madre del Corazón de Cristo en la tarde del viernes de dolores. Participan alumnos, antiguos alumnos y profesores del colegio, y fieles de la parroquia. Gran parte de la comunidad de jesuitas participa en la procesión.

Desde la Parroquia de San Antonio de Padua, en el barrio de Torreblanca del extrarradio sevillano, procesiona el sábado de pasión la Humilde y Fervorosa Hermandad Sacramental del Stmo. Nombre de Jesús y Cofradía de Nazarenos de Ntro. Padre Jesús Cautivo ante Pilato, María Stma. de los Dolores y San Antonio de Padua. El jesuita Antonio Olmo organizó en 1987 una asociación de fieles que en 1994 se constituyó en Hermandad de Penitencia. Sacan dos pasos, el primero en el que procesiona Nuestro Padre Jesús Cautivo y el segundo que porta bajo palio a María Santísima de los Dolores.

El mismo sábado de pasión, desde la parroquia de San Ignacio del barrio de Piedras Redondas de la ciudad de Almería, la Hermandad y cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Paz en su Flagelación y María santísima de la Unidad acompaña a sus titulares.

La Real Colegiata de San Hipólito, Córdoba, alberga a la Hermandad de Nazarenos Congregantes del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora Reina de los Mártires que hace su estación de penitencia la Madrugada del viernes santo.

El viernes santo sale en procesión de la Iglesia de Santiago de Cádiz – la Compañía dejó la “Tacita de Plata” en el año 2007 – la Sección de Penitencia de las Congregaciones Marianas Ecce Mater Tua. Fundada en el año 1956 como congregación mariana saca un paso portando una austera virgen dolorosa.

Aunque con otro grado de vinculación no se puede dejar de mencionar la Hermandad de los Javieres de Sevilla, creada en 1955 a partir de la Congregación Mariana de los Javieres – entonces con sede en la residencia de los jesuitas de la calle Jesús del Gran Poder – se estableció en el año 1977 en la parroquia de Omium Sanctorum. Se mantienen vínculos de amistad con la Compañía a través de jesuitas que acompañan espiritualmente a la Hermandad, hace su estación de penitencia el martes santo. Finalmente, desde la Iglesia del Corazón de Jesús, hace su salida procesional en la tarde del miércoles santo la Hermandad de los Gitanos de la ciudad de Granada. Ésta se recoge en la Abadía del Sacromonte.

Las reglas para sentir con la Iglesia de San Ignacio (Ej. 352-370) ofrecen una clave para acercarnos a esta forma de expresión de la fe. Es importante resaltar que las hermandades y cofradías son un fenómeno que, aunque en algunos casos tiene detrás la iniciativa y acompañamiento espiritual de religiosos y sacerdotes, es directamente gestionado y animado por laicos y congrega a un gran número de jóvenes. El Papa Francisco nos anima a “alentarla y fortalecerla para profundizar el proceso de inculturación que es una realidad nunca acabada. Las expresiones de la piedad popular tienen mucho que enseñarnos y, para quien sabe leerlas, son un lugar teológico al que debemos prestar atención, particularmente a la hora de pensar la nueva evangelización” (EG, 126).

 

ver +

también te puede interesar