Publicado: Viernes, 18 Septiembre 2020

Tiempo de la Creación en el espacio Ana Leal

Desde el 1 de septiembre hasta el próximo 4 de octubre, san Francisco de Asís, la iglesia celebra el Tiempo de la Creación. Un mes especial dedicado a la oración y la acción por la casa común, al que ha querido sumarse Ecología y Acogida Ana Leal (Valladolid). Como otras instituciones eclesiales, este espacio comunitario colabora en este compromiso por la difusión y la promoción del propósito común del cuidado de la casa al que están invitados los creyentes de todo el mundo. Desde los huertos ecológicos y la casa de acogida, las 15 personas que viven allí -jesuitas, voluntarios y familias- invitan a la oración y a compartir su proyecto todavía en construcción aunque bien afianzada en su misión.

Los integrantes de este espacio comunitario viven acompañados de una pequeña comunidad de discernimiento y apoyo al proyecto. Una de las patas del proyecto, acoger grupos y personas para reuniones, retiros, cursos, que tengan que ver con la cuarta preferencia universal de la Compañía de Jesús, ha sufrido a causa de la pandemia. Pero está ahí, esperando su oportunidad de erigirse como un elemento clave en esta experiencia comunitaria.

El proceso de acogida, atención y búsqueda de futuro que llevamos con las familias de acogida ha centrado la mayor parte de la vida comunitaria: los niños, los padres, el trabajo, los papeles, etc. han sido los temas principales, además de ir construyendo convivencia, comunidad. Es un verdadero regalo la experiencia que estamos compartiendo en el día a día.

Desde enero, van construyendo un modo de vida en la comunidad. Respeto y trabajo en la tierra, producción y transformación de alimentos, austeridad en la vida en común, cocina y realización común de todos los trabajos de casa. “Ahora estamos en plena campaña de recogida de hortalizas de nuestro huerto de comunidad, haciendo conservas, congelando alimentos para el invierno. Una actividad que nos hace conscientes de la importancia de la relación con la tierra, del respeto al entorno, del consumo responsable, la contemplación de la Naturaleza, etc.  Esta actividad nos ayuda a convertirnos y poder ofrecer este proceso a las personas que compartan con nosotros en sus estancias en INEA. Aquí reside uno de los fundamentos de esta nueva presencia comunitaria: ligar nuestra vida a una relación estrecha con la agroecología, las propuestas de la Laudato Si, la preferencia sobre el Cuidado de la Casa Común, desde una opción concreta y real basada en la sencillez y humildad. Que pueda ir abriéndonos a un nuevo paradigma de ecología integral como propone Francisco en la LS.

Finalmente queremos que sea un proyecto vinculado al trabajo apostólico de la Compañía en Valladolid. De ahí la existencia de un grupo de apoyo para el discernimiento, la presencia de jesuitas de dos comunidades (Residencia y Colegio Mayor), la relación con Red Íncola y con Come Sano (además de INEA y Colegio Mayor).  Es y quiere ser cada vez más un proyecto común de la marca Jesuitas Valladolid que intenta dar unan respuesta sencilla y concreta a nuestra misión hoy en dos aspectos importantes: la Ecología  y la Acogida desde un ofrecimiento generoso de un grupo de personas para salir al encuentro de estas necesidades (ahí reside el recuerdo a Ana Leal).

El último jesuita incorporado, Isaac Pescador, destaca lo mucho que le ha admirado la vida sencilla de 15 personas en un ambiente de  entendimiento, de igualdad, donde nadie es más que nadie y todos colaboran para que las cosas salgan bien. Os esperamos.

ver +

también te puede interesar