Publicado: Lunes, 19 Mayo 2014

Luis F. Ladaria SJ, Doctor Honoris Causa por la UPSA

El arzobispo secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el P. Luis F. Ladaria Ferrer SJ, ha sido investido hoy Doctor Honoris Causa por la Universidad Pontificia de Salamanca. Una ceremonia que ha tenido lugar en el Aula Magna de la institución académica, a la que ha acudido por primera vez Mons. Ricardo Blázquez como presidente de la Conferencia Episcopal. Blázquez ha señalado que “se trata de un acto relevante para la Conferencia Episcopal, ya que nos sentimos honrados en una ceremonia que resulta tan grata para todos nosotros. Mons. Ladaria Ferrer es un excelente profesor que ahora desempeña un cargo muy importante para la Iglesia”.  D. Ricardo Blázquez estuvo 14 años como profesor en la UPSA y ha asegurado que “se siente muy a gusto por venir a la Universidad Pontificia, que cada día está más remodelada”. Por otra parte, D. Ricardo ha afirmado que “aún no tenemos confirmación de que el Papa Francisco visite España con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa”.

El P. Luis F. Ladaria, en su lección magistral titulada 'Fons et origo. Monoteísmo y Monarquía del Padre', ha reflexionado acerca de la originalidad de la noción cristiana de Dios a partir de la revelación neotestamentaria de la paternidad divina. En su discurso ha señalado que "en el Antiguo Testamento, Dios es sobre todo el padre del pueblo de Israel, a partir de esa paternidad "general" se llega a la afirmación de esta relación con personas concretas, el rey, es justo. En el Nuevo Testamento, el proceso es justamente el inverso: Dios es, ante todo y sobre todo, el Padre de Jesús; y este es el "hijo" por antonomasia, cabeza y principio de la humanidad nueva".  Además, ha explicado que la revolución, si se puede hablar así, del monoteísmo del Nuevo Testamento, no es en el fondo más que el que se desprende de la vida y la enseñanza de Jesús. "Y además, junto al Padre y al Hijo, el Nuevo Testamento confiesa al Espíritu Santo, sin el cual los efectos de la acción salvadora de Jesús no se pueden penetrar en lo profundo del corazón humano, y en concreto, no es posible la vida filial. Padre, hijo y Espíritu Santo, tres personas divinas, un solo Dios. Los cristianos han entendido la fe en la Trinidad como la forma más elevada del monoteísmo. La Trinidad tiene, por tanto, como principio único el Padre de nuestro Señor Jesucristo y Padre nuestro", ha reflexionado el doctorado.

 (Fuente de información: Gab. Prensa UPSA)

ver +