Publicado: Miércoles, 21 Julio 2021

Ignatius 500 en Barcelona y Manresa, con el P. General Arturo Sosa SJ

Coincidiendo con la festividad de San Ignacio de Loyola, el Superior General de la Compañía de Jesús, el P. Arturo Sosa SJ, estará en Barcelona y Manresa para participar en las celebraciones de Ignatius 500, que conmemora el quinto centenario de la conversión de Ignacio. Será otro de los momentos importantes en el marco del Año Ignaciano, que dio comienzo el pasado 20 de mayo en Pamplona. En esta ocasión será en la Basílica de Santa María del Mar, en Barcelona, y en el Santuario de la Cova de Sant Ignasi, en Manresa. El Superior General de la Compañía de Jesús, el P. Arturo Sosa SJ se desplazará a estos lugares tan significativos en la biografía de Ignacio.

El viernes 30 de julio, víspera de San Ignacio, en Barcelona, el P. Arturo Sosa SJ participará en la Eucaristía en la Basílica de Santa María del Mar a las 19.30h. Estará presidida por el Cardenal Arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, y concelebrada por los obispos de las diócesis catalanas. Será en el mismo escenario en el que, durante su estancia en Barcelona entre 1524 y 1526, Ignacio pedía limosna para repartirla entre los pobres. 

Y el día siguiente, 31 de julio, en Manresa, tendrá lugar la celebración de la Eucaristía a las 19:30h, desde el Santuario de la Cova de Sant Ignasi, y retransmitida online. Estará presidida por el P. Arturo Sosa SJ y concelebrada por el Asistente de la Compañía Jesús para Europa Meridional, P. Cipriano Díaz SJ; el Superior Provincial de los Jesuitas en España, P. Antonio España SJ; y el Superior de los Jesuitas en Manresa, P. Lluís Magriñà SJ. 

Será una celebración solemne, con dos momentos muy especiales. Por una parte, la inauguración oficial de los mosaicos del artista Marko Rupnik, que desde el pasado mes de abril están instalados en el Santuario de la Cova. Y también tendrá lugar la apertura de la Puerta del Jubileo del Santuario, que se une de este modo a la celebración del Año Ignaciano. Se trata de la puerta que daba acceso a la Santa Cueva desde 1625 y a lo largo de tres siglos, hasta principios del siglo XX. Ahora está situada en el espacio de acogida que une el Santuario y la Cueva. Los peregrinos podrán cruzarla, en un gesto sencillo pero dotado de un profundo simbolismo, ya que es signo de reconciliación, con uno mismo, con Dios y con los demás. Durante este año, se invita a cualquier persona a realizar obras solidarias, unirse a las oraciones del Papa y participar activamente en la celebración del Año Ignaciano.

Para asistir a la Eucaristía del 31 de julio es necesario inscribirse previamente en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y esperar confirmación. El acto contará con las limitaciones de aforo y medidas de seguridad necesarias. Para facilitar la participación de todas las personas que lo deseen, la retransmisión en directo podrá seguirse en este enlace.

 

 

ver +