Publicado: Martes, 14 Julio 2015

Estampas jesuitas del viaje del Papa a Latinoamérica

El reciente viaje del Papa a Latinoamérica ha dejado muchas “estampas” y emotivos recuerdos de la cercanía del Papa hacia los jesuitas. Algunos de los que pudieron saludarle de cerca eran jesuitas españoles que viven desde hace décadas allá, como Francisco Cortes García, conocido como padre Paquito, jesuita malagueño de 91 años que desde 1963 se encuentra en Ecuador, o los jesuitas Víctor Codina y Antonio Menacho, quienes les pudieron saludar en Bolivia (Ver enlace).

Emotivo fue el momento de oración por Lucho Espinal, el jesuita catalán asesinado en marzo de 1980 por su compromiso con la justicia y los derechos humanos. El papamovil se detuvo durante su recorrido desde El Alto a La Paz en la zona de Achachicala, donde encontraron el cadáver de Espinal. Tras unas palabras de homenaje pidió un minuto de silencio para él (Ver vídeo). 

Fueron muchos otros los gestos de complicidad hacia la Compañía. Señalamos algunos de ellos: un almuerzo en el Colegio Javier de Ecuador con la comunidad de los jesuitas, donde algunos se hicieron selfies (como el propio provincial, Gilberto Freire) que han circulado por las redes, y donde se entregó al Papa la camiseta oficial de #‎JesuitasEcuador; un encuentro con el mundo educativo en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, encomendada a la Compañía, o una visita privada a la Iglesia de la Compañía.  

En Bolivia, junto a la oración por Lucho Espinal, se ha hecho famosa la cruz que recibió el Papa de manos del presidente Evo Morales con la hoz comunista, y que era réplica de una de Luis Espinal. El Papa explicó en su viaje de regreso a Roma que no le había resultado una ofensa y que entendía esta obra dentro del contexto que vivió Espinal (Ver vídeo)

En Paraguay visitó la parroquia jesuita Sagrada Familia en el Bañado Norte, uno de los barrios más deprimidos de Asunción, donde le recibió el párroco Ireneo Valdez y Alberto Luna, el provincial de Paraguay quien ayudó al Papa con una estampa, a rezar el Padre Nuestro en guaraní.

El escenario de la misa en Paraguay, mostraba un precioso decorado hecho a base de mazorcas de maíz, imitando la iglesia de las Reducciones. En el centro un inmenso “IHS”, a la derecha una imagen de San Ignacio, y a la izquierda una imagen de San Francisco de Asís. El Papa encomió las "Reducciones" jesuitas, como un experimento social y económico casi utópico: "Paraguay es conocido en el mundo por haber sido la tierra donde comenzaron las Reducciones, una de las experiencias de evangelización y organización social más interesantes de la historia" "En ellas, el Evangelio fue alma y vida de comunidades donde no había hambre, ni desocupación, ni analfabetismo, ni opresión. Esta experiencia histórica nos enseña que una sociedad más humana también hoy es posible".

Francisco volvió a saltarse el protocolo y, antes de retirarse a descansar en Nunciatura, pasó a visitar el colegio y la iglesia de Cristo Rey, perteneciente a la Compañía de Jesús, donde rezó frente al corazón incorrupto de san Roque González de Santa Cruz, el primer santo paraguayo. Luego mantuvo un breve encuentro con los jóvenes que le gritaron: "grita, grita, grita, el papa jesuita", mientras que el papa divertido les pidió que rezasen y les dedicó el ya famoso: "Hagan lío" (ver vídeo).

ver +