Publicado: Martes, 11 Junio 2019

Dos mujeres, un santo y una primera misa

Por las calles de la Laguna, en Tenerife, su ciudad natal, pasea hoy José de Anchieta SJ. Llovizna y tiene todo cierto aire de melancolía al que colabora la música procesional de la banda. Mando un "wasap" a Roberto Quirós: "Ahí lo tienes, al santo de tu primera misa". El sábado anterior, en Carretera, en la mañana de Radio ECCA, Roberto nos ha contado cómo está preparando su misa: "Es pentecostés", nos dice para explicar cómo es muy significativo tener tu primera misa el día del Espíritu. "Y fiesta de San José de Anchieta", le recuerdo: "El jesuita caminante, defensor de los pueblos indígenas y fundador de ciudades". Tengo delante la imagen de este caminante. Situada a la entrada de la ciudad es una figura estilizada: una mano en el cayado y la otra bendiciendo. Los pies grandes para hacer caminos largos: no se conforma con lo pequeño, quiere llegar a todos los rincones, a todas las gentes. La cabeza mira hacia un lado, con los ojos y oídos abiertos, atento a las novedades del sendero. Me sumo a la procesión anchietana en La Laguna con emoción. Vengo del acto de nombramiento de la nueva rectora de la Universidad de La Laguna. Se llama Rosa Aguilar y es de Arure, una pedanía de Vallehermoso, en La Gomera. También pasó por la radio: "Soy un ejemplo del buen hacer de la escuela pública: mis padres eran analfabetos". Ella es ingeniera, catedrática y doctora; en una generación la familia pasó de no tener a nadie que supiera leer a contar con una mujer al frente de una universidad (es la novena entre las rectoras en la España actual). Pronuncia su promesa (respetar y hacer respetar la Constitución...) al lado de otra mujer, Soledad Monzón, consejera de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias. Ella también pasó por la radio: "Es emocionante", asegura, "que una mujer sea la nueva rectora de la Universidad". El padre de Soledad Monzón también era analfabeto. Ambas mujeres tienen otra cosa en común: sus progenitores se formaron en Radio ECCA. ECCA tiene como el santo lagunero las manos grandes para ser bendición para tanta gente; y es también caminante como Anchieta, no tiene un lugar fijo. Así que vuelvo a la procesión y sigo sus pasos preguntándome hacia dónde nos lleva el santo. Me suena el wasap. Es Roberto que contesta. Me dice que comenzará su ministerio en Maldonado, colaborando en las celebraciones. Eso sí, con Anchieta al fondo.

Lucas López SJ

ver +