Volver

A la sombra del ciruelo que domina el jardín de Loiolaetxea, en San Sebastián, se celebró, el viernes 8 de septiembre, el cambio de delegado de la Plataforma Territorial de Loiola. José Javier Pardo SJ asumió el cargo que durante los últimos años ha desempeñado Jaime Oraá SJ, en una eucaristía presidida por el nuevo provincial de España, Antonio España SJ, a la que asistieron compañeros, amigas y amigos de las tres plataformas locales que conforman la PAT.

La celebración comenzó con la lectura del nombramiento firmado por el padre general Arturo Sosa SJ antes del verano. El provincial Antonio España en su homilía, pronunciada de la manera cercana que propiciaba el entorno, señaló que ostentar una responsabilidad institucional ha de consistir en sacar lo mejor de cada una de las personas y vocaciones. Hizo también un repaso a las diferentes presencias de la Compañía de Jesús en la Plataforma Territorial, animando a todos los presentes a renovar la ilusión por el proyecto, a fin de responder a una demanda de ignacianidad que se percibe en la sociedad. 
 
El nuevo delegado, José Javier Pardo SJ, por su parte, agradeció a todos el apoyo y acompañamiento en esta nueva etapa y señaló, en forma de petición, la importancia del discernimiento para interpretar bien los momentos que vivimos. Un discernimiento que a veces ―advirtió― es más difícil que la disponibilidad o mera voluntad.
 
Todos tuvieron palabras de agradecimiento para Jaime Oraá SJ por su servicio durante estos dos últimos años, así como para el resto de quienes en la actualidad o en los últimos tiempos han ostentado cargos de delegado en la PAT o en las PAL que la conforman.
 
El encuentro, que tras la eucaristía continuó en un animada «afarimerienda» ―fusión de cena y merienda―, sirvió de acto de presentación ante la PAT del provincial Antonio España SJ, que no dudó en poner en valor sus orígenes vascos ―su abuela era de Zegama―. También, viceversa, fue una ocasión de presentar al provincial la realidad de una plataforma territorial singular, que conforman personas muy diversas, que se reúnen fraternamente en torno a una mesa como la de Loiolaetxea para celebrar la misión que las une.
 
 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto