Volver

Este lunes 11 hemos asistido a la primera jornada para Jesuitas en formación sobre protección de menores que tuvo lugar en la Casa San Ignacio de la calle Geranios, en Madrid. Los PP. Miguel Campo e Ignacio Boné fueron los responsables de ella. En la primera sesión, el P. Campo hizo un recorrido general por varios documentos de la Compañía sobre este asunto, recordando la insistencia de los últimos Papas en abordar con contundencia los casos de abusos. El P. Boné nos presentó un caso práctico que sirvió para la discusión en grupos. Ambos coincidían en la importancia de crear una “cultura” de protección de menores donde todos puedan sentirse seguros en la Iglesia e instituciones de la Compañía. 

Tras esta sesión, nos desplazamos a la capilla del Colegio Padre Piquer, también en el barrio de la Ventilla. Se añadieron al grupo un nutrido grupo de jesuitas residentes en Madrid. Al inicio de la Misa, se leyó la patente a los nuevos superiores de los teologados Francisco de Villanueva y Sagrado Corazón de Jesús, los PP. García Bonasa e Ignacio Boné, respectivamente. Encomendamos su misión al Señor y le pedimos que los ilumine en la tarea de formar a los escolares.
 
Además, se procedió a la institución de los ministerios de lector y acólito de siete escolares que viven actualmente en comunidades de formación en Madrid. Fueron los siguientes: 
 
  • Antonio Bohórquez (ESP)
  • Juan Boronat (ESP)
  • Isaías Calda (ETR)
  • Daniel Cuesta (ESP)
  • Pieter Dolle (IDO)
  • Nubar Hamparzoumian (ESP)
  • Pedro Rodríguez (ESP)
 
Los ministerios de lector y acólito son recibidos por los candidatos al sacerdocio, antes de la ordenación. El lectorado instituye para la función de leer la Palabra de Dios en la asamblea litúrgica. El acolitado, por otra parte, faculta para el servicio del altar y la ayuda al sacerdote en la celebración de la Eucaristía. Estos ministerios sirven como preparación para el sacerdocio que, si Dios quiere, ejercerán en servicio de la Iglesia y del mundo. 
 
La Misa fue presidida por el Padre Provincial que, en la homilía, recordó la importancia de ayudar al Pueblo de Dios a celebrar con hondura los sacramentos. Concelebraron los superiores de las casas de formación. 
 
Al terminar, la comunidad del colegio nos invitó a un sabroso piscolabis.
 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto