Volver
En verano recibí una petición inusual que me consoló profundamente: La biblioteca del Centro de internamiento de extranjeros de Barcelona buscaba biblias en diversos idiomas para poder atender la demanda de los inmigrantes en espera de una probable expulsión del territorio español. Debido al conflicto sirio y al número de inmigrantes marroquíes en España, a menudo relacionamos inmigración irregular con islam. La verdad, sin embargo, es que también pasan por los CIEs numeros cristianos, para los que una biblia puede ser de gran consuelo. Nuestros compañeros jesuitas de Nador saben bien que entre los subsaharianos que esperan en las montañas poder pasar la valla de Melilla, hay musulmanes y cristianos.
 
Todos los que trabajan con gente en proceso migratorio saben lo importante que es la religión para ellos. Las enormes dificultades del trayecto y las grandes soledades que comparta hacen a menudo de Dios el único compañero y consuelo. Lejos de revolverse contra Él, lo viven como la única tabla de salvación.
 
El hecho de querer atender también esta dimensión del migrante me ha llenado de alegría, y así lo comparto.
 
Concretamente hemos donado: 5 biblias en castellano, 3 en frances, 2 en ingles (junto con otros 2 nuevos testamentos),  y un Nuevo Testamento árabe.
 
Jaume Flaquer sj.

 

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto