Volver
A decir verdad, en el Noviciado nos gusta mucho recibir visitas. Son ocasión de escuchar voces diferentes, de conocer a personas nuevas, de crecer en unión de ánimos con compañeros o, sencillamente, de celebrar la amistad. Sin duda, las visitas de las familias son siempre de las más esperadas. Tanto en noviembre, en dos fines de semana consecutivos, como en mayo, en un único fin de semana, las familias de los novicios pasan un par de días en casa.
 
Todos aguardamos con cariño esos días. Por supuesto, hay un trabajo previo de preparación de la casa, pero hay, sobre todo, un sano nerviosismo por ver a los nuestros y charlar con calma. Seguro que del lado de las familias, también se vive algo parecido: ¿dónde vive mi hijo? ¿cómo es su habitación? ¿Estará contento?
 
Algunas de esas dudas se disipan con la llegada. Durante el fin de semana del 18 y 19 de noviembre vinieron las familias de José María y Pablo, mientras que el 25 y 26 recibimos a las de segundo. Para algunos fue la primera vez en San Sebastián, la mayoría ya conocía antes la ciudad, que no defrauda a nadie.
 
¡Muchas gracias a todos por vuestra visita! ¡Os esperamos en mayo!
 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto