Volver

Sus Majestades de Oriente pasaron por la enfermería de Salamanca y comprobaron que los compañeros habían orado mucho por la Compañía universal con lo que recibieron más consuelo del que dieron. El decano Von Riedt (103 años) contó a voz en cuello un relato del Niño Jesús y los tercerones hicieron coro a tan acendrada sabiduría con sus cantos.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto