Publicado: Lunes, 16 Mayo 2022

10 Años de la Plataforma Círculos de Silencio en Zaragoza

El viernes 6 de mayo se cumplieron 10 años de los Círculos de Silencio en Zaragoza. Esa tarde la concentración regresó, excepcionalmente, a la Plaza del Pilar con numerosa participación. El manifiesto, leído al finalizar, recogía la historia del Círculo y los hitos más significativos de esta década de existencia. El blog <http://circulodesilenciozaragoza.blogspot.com> permite acceder a ese texto pues se actualiza continuamente.

Después de 10 años de permanencia en la calle, y cientos de concentraciones gritando en silencio, el 9 de mayo celebramos el primer Círculo que no fue en Silencio. Se trataba de celebrar la vida, de celebrar estos año, y coger impulso para seguir luchando por la dignidad de todo ser humano muchos años más.

Antes de empezar la mesa redonda con representantes de los círculos de Silencio de Toulousse, con representantes de la comunidad africana y de la comunidad latinoamericana, tuvimos un pequeño acto entrañable. Un reflejo de lo que deseamos. Sonido de la gaita de boto aragonesa, las raíces de la tierra de acogida, confraternizando con los sonidos de la percusión africana como símbolo del aire nuevo que aportan los que llegan de lejos.

Una muestra de la animación musical previa a la mesa redonda se puede ver aquí

La segunda parte de la celebración fue la mesa redonda, el 9 de mayo en el Centro Pignatelli, moderada por la Presidenta de la Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS), Cerem Gergeroglou, que reunió a dos personas del Círculo de Toulouse, Jacques y Claire Vige, a Karen Urrutia, nicaragüense que representaba a la Asociación de trabajadoras del hogar y de los cuidados de Zaragoza y a Mouhamed Dibe de Ilumina Senegal. 

La pareja francesa presentaron al Círculo de Toulouse, creado en 2007 e iniciador de estas acciones no violentas, que luego se han propagado por toda Europa. Tienen un objetivo central que es el cierre de los Centros de reclusión de extranjeros, auténticas cárceles para inmigrantes que no han cometido ningún delito más allá de no haber podido regularizar su situación administrativa por una legislación que opera en contra de ello.

Las otras participantes compartieron sus experiencias personales, como migrantes en España. Las dificultades inherentes al llegar a un país que no acoge ni propicia la integración, sino que pone todo tipo de trabas para acceder a un trabajo y a una residencia estable, objetivos de quienes abandonan su tierra con el sueño de tener una vida asegurada. 

También expusieron las reivindicaciones de sus colectivos. En el caso de las trabajadoras del hogar y de los cuidados, empezaría por tener una situación laboral con contratos dentro de un convenio que se igualara a cualquier otro del mundo laboral, con derechos reconocidos y con la capacidad de no someterse a condiciones abusivas de quien les contrata. Ilumina Senegal abundó en las situaciones de racismo en sus diversas manifestaciones, como es el caso del racismo institucional, que da lugar a detenciones arbitrarias por el mero hecho del color de tu piel. Y la hipocresía de mantener las fronteras abiertas a la llegada de materias primas a nuestros países europeos y cerradas a la llegada de las personas. África es rica, pero no se le permite llevar las riendas de sus países, siempre bajo la tutela de Occidente y sus intereses.

Previamente a la mesa redonda hubo una actuación musical en la plaza de entrada al Centro por parte de un gaitero, Victor y el grupo de percusión africana Teranga, palabra senegalesa que significa hospitalidad.

La música y el baile hicieron posible, con ese momento alegre y festivo, visibilizar que puede existir una sociedad de iguales en derechos y enriquecida por la diversidad.

ver +