Publicado: Viernes, 27 Mayo 2022

Caminando hacia el PEP en San Ignacio de Oviedo

Desde sus inicios la Compañía de Jesús siempre ha optado por la educación como medio para formar líderes transformadores en busca de un mundo más justo y solidario. Para ello necesitamos ofrecer una educación integral que no solo persiga la excelencia académica sino, además, y más importante, la humana: alumnos y alumnas comprometidos con la mejora de sí mismos y de su entorno, teniendo como objetivo la búsqueda de la justicia social y la paz.

Con las miras puestas en este horizonte, el Colegio San Ignacio de Oviedo ha apostado por enrolarse en el ambicioso, a la par que prestigioso, Programa para la Escuela Primaria del Bachillerato Internacional, cuyo objetivo dice así:

“El objetivo fundamental de los programas del BI es formar personas con mentalidad internacional que, conscientes de la condición que las une como seres humanos y de la responsabilidad que comparten de velar por el planeta, contribuyan a crear un mundo mejor y más pacífico”. (Bachillerato Internacional)

El Programa para la Escuela Primaria, como el resto de programas del Bachillerato Internacional, se caracteriza por el desarrollo de la mentalidad internacional. Esta se materializa principalmente a través de los atributos del perfil y de los temas transdisciplinarios, cuyas unidades de indagación están diseñadas para comprender ideas amplias, interesantes, pertinentes y relevantes para cualquier cultura.

Los atributos del perfil de la comunidad del BI son los siguientes: indagadores, pensadores, reflexivos, equilibrados, audaces, íntegros, buenos comunicadores, informados e instruidos y de mentalidad abierta. Son valores que garantizan una formación integral, alumnos conscientes, competentes, compasivos y comprometidos con el mundo.

En cuanto a la organización de contenidos, lo más representativo del programa son los seis Temas Transdisciplinarios: Quiénes somos, Dónde nos encontramos en el tiempo y en el espacio, Cómo nos expresamos, Cómo funciona el mundo, Cómo nos organizamos y Cómo compartimos el planeta. Son temas amplios, importantes, casi filosóficos, donde tienen cabida todos los ámbitos de la ciudadanía global o los objetivos de desarrollo sostenible, entre otras muchas cosas. Los temas se repiten en cada nivel abordando unos descriptores que hay que cubrir a lo largo del programa mediante el diseño y trabajo de las unidades de indagación. Son los equipos docentes los encargados de planificar y diseñar esas unidades.

El PEP valora más la comprensión de conceptos que la memorización de hechos o datos; se centra más en los logros conseguidos que en lo que queda por conseguir; da cabida a todos los alumnos con sus diferencias; favorece el pensamiento crítico, la disciplina positiva, la autoevaluación y, por lo tanto, autoconocimiento y autoconfianza; busca el gusto por aprender y el interés, conocimiento y respeto de otras culturas y formas de pensar.

Se trata de un programa ambicioso y exigente tanto para el alumnado como para el profesorado y el propio colegio; para el alumnado, porque el programa trata más del aprendizaje que de la enseñanza y son ellos los que van a descubrir, analizar, construir, establecer conexiones, sacar conclusiones, reflexionar, actuar… y el profesorado siempre a su vera, acompañando, alentando, orientando, reconociendo y fomentando su capacidad de agencia; también fuera del aula, formándose, diseñando y planificando de forma colaborativa experiencias motivadoras, significativas, enriquecedoras y con campo de acción para la transformación y mejora. En cuanto al colegio la exigencia es tanto a nivel de recursos materiales como humanos.

Con todo esto ¿qué nos puede aportar el PEP a un colegio de la Compañía?

  • Principalmente nos ofrece un marco curricular que articula los contenidos, los conceptos, los atributos y las habilidades (sociales, de comunicación, de investigación, de pensamiento y de autogestión), de manera que se planifican y trabajan de forma equilibrada tanto a nivel horizontal a lo largo del curso, como en vertical a lo largo del programa, de los 3 a los 12 años.

  • Por otro lado, al tener que diseñar las unidades de indagación, planificarlas, revisarlas, reflexionar sobre ellas y evaluarlas, el programa se asegura de que se cubren todos los aspectos de una buena práctica pedagógica.

  • A nivel metodológico, está basado en el constructivismo y la indagación. En nuestro caso, el ciclo de la indagación sigue el Paradigma Pedagógico Ignaciano: Contexto (Preparo), Experiencia, Reflexión, Acción y Evaluación garantizando, además, la planificación, diseño de experiencias, reflexión y evaluación de todos los pasos y ofreciendo al final de la unidad oportunidades para materializar la acción transformadora que todo nuevo aprendizaje significativo debería conllevar.

  • Además, el hecho de pasar visitas de verificación y de evaluación externas de forma regular es también garantía tanto para el profesorado como para las familias de que se cumplen las expectativas.

El periplo por el PEP del San Ignacio se inició en septiembre de 2018, al enviar la primera solicitud. En marzo de 2019  se convirtió en centro solicitante y, tras la visita de consulta en febrero de 2021, se solicitó la autorización en marzo de 2022.

Si no hay novedad, la implementación del programa comenzará el próximo curso 2022-23 de forma oficial.

El informe emitido por el BI tras la visita destaca, a modo de mención, “... fomentando el servicio y la acción”, “…demuestra un fuerte compromiso con la educación integral de los alumnos, reflejando los valores de la Institución que se explicitan en su misión y visión” y “El colegio ha creado un entorno de aprendizaje estimulante basado en la comprensión y el respeto en toda la comunidad escolar, llevando a la acción su filosofía educativa, su misión y visión”. Estas menciones nos llenan de orgullo y nos anima a continuar trabajando por un mundo mejor formando, en palabras del P. Arrupe, hombres y mujeres para y con los demás.

ver +