Publicado: Miércoles, 11 Julio 2018

4.700 personas atendidas en el Centro Santo Padre Rubio

Una vez terminado el curso podemos afirmar que el Centro para inmigrantes "Santo Padre Rubio" (Maldonado, Madrid) ha seguido cumpliendo su misión en el servicio al mundo de los inmigrantes que es una prioridad para la Compañía dentro del Apostolado Social. Un total de 4.665 personas han sido atendidas en alguno de sus servicios como son los cursos y talleres, la acogida, el aprendizaje del español y alfabetización, servicio jurídico y psicológico, ropero y pastoral, con reuniones y celebraciones los domingos. A ellos habría que añadir los 4000 inmigrantes atendidos en la bolsa de trabajo.

En todos estos servicios se ha priorizado a lo largo del curso el encuentro personal, para ayudarles a mejorar su situación y necesidades, ya que gran parte de ellos han venido huyendo de la violencia de sus países de origen, bien por culpa de las bandas juveniles o de la difícil situación política, más que por motivos económicos. También ha continuado este año el proyecto residencial con una casa cedida por las religiosas de la Sagrada Familia de Burdeos, en la que se acogen durante un tiempo a varones que desean reciclarse y salir con un trabajo para poder llevar una vida autónoma. La casa ha acogido también en los últimos años a varios inmigrantes africanos que estando estudiando en la universidad se quedaron sin la beca de residencia y alimentos y se encontraban en albergues o iviviendo en el metro. Se les ha ayudado para que pudieran terminar un Máster en la Escuela Diplomática y algún Doctorado (Sociología y Literatura). En total han pasado por la casa en los últimos 8 años 50 personas de variadas nacionalidades, saliendo todos ellos con un puesto de trabajo.

Otro proyecto surgido al amparo de las obras del P. Rubio y con la ayuda de un musulmán converso ha sido el de atender a los cristianos perseguidos en Asia, especialmente de Paquistán, que han tenido que huir a otros países de alrededor o a los que se ha ayudado a sacarles a otro país por la situación de inseguridad en que se encontraban. Actualmente estamos ayudándoles en Tailandia, Malasia, Paquistán y Azerbayán, además de algún caso enviado a Australia y Dubai. A su vez se dan catequesis a musulmanes conversos en Bangkok, entre otras cosas y se pagan los estudios a 35 niños, hijos de cristianos injustamente presos en Paquistán, algunos huérfanos de víctimas de atentados terroristas en varias iglesias. También se ha logrado liberar a varias familias esclavizadas por los préstamos que adeudaban y que debían cancelarlos trabajando toda la familia, niños incluidos, en los hornos de ladrillos que son habituales en Paquistán.

Esta es una visión rápida de toda la labor de la obra que la Compañía inició en la residencia de Maldonado de Madrid hace 18 años y en la que colaboran más de 80 voluntarios, entregando su tiempo e ilusión en este servicio a los pobres más pobres, que son los "sin papeles". En los últimos 12 años ha sido dirigida por el P. Jaime Álvarez Rivalaygua quien dejará sus funciones en septiembre para acudir a su nuevo destino en la parroquia jesuita de Logroño.

ver +

también te puede interesar