Publicado: Jueves, 21 Febrero 2019

Treinta y ocho jóvenes inician su camino hacia el Sur

Iniciar el camino hacia el Sur no es solo viajar a un país empobrecido y coleccionar una experiencia más. Es comenzar un encuentro con el otro que genere un cambio de actitud, es vivir un proceso que te transforme y ayude a cambiar el mundo, es encontrar a Dios en ese Sur en el que te está esperando. Es, en palabras de Juanjo Aguado SJ “que algo del Sur entre en nuestro corazón y afecte al sentido de nuestra vida”. Así se transmitió a los jóvenes participantes del primer encuentro de formación de “Experiencias Sentido Sur 2019”, un proyecto de la Pastoral MAG+S -en el que están implicados jesuitas y religiosas de distintas congregaciones de espiritualidad ignaciana-, y de las dos ongs de cooperación al desarrollo de la provincia (Alboan y Entreculturas).

Con muchísima ilusión y algunas pocas dudas y temores, 38 jóvenes participaron en esta formación celebrada en Madrid (Casa San Ignacio) el pasado fin de semana. Se dejaron acompañar por las oraciones comunitarias y personales, como la preciosa contemplación en el mercadillo del barrio de La Ventilla, la profundización de su vida (a través de la reflexión Mundo Vital), las dinámicas para conocerse mejor y la información más explícita de cada una de las cuatro experiencias que se realizarán este verano. El encuentro sirvió para que la mayoría de ellos se conocieran y pusieran rostro y palabra a aquellos que les van a acompañar en su camino hacia el Sur, desde ahora, en la experiencia de verano, y hasta que concluya el recorrido con un encuentro final en Loyola el próximo mes de octubre. Y también marcó el envío a los pioneros que marchan en unos días en dos experiencias de voluntariado de la provincia. Ellos son cuatro jóvenes de la Escuela de Magisterio SAFA (Úbeda) que realizarán sus prácticas en colegios de Fe y Alegría de Perú y Paraguay y dos jóvenes médicos de Zaragoza, que estrenan esta experiencia piloto sanitaria en Paita (Perú) para ejercer su profesión tres meses antes de iniciar el MIR.

Entre los jóvenes, mucha variedad. De entre 20 y 25 años, algunos muy vinculados a la pastoral juvenil ignaciana desde hace años, otros que desde otras espiritualidades se han sentido llamados por Sentido Sur. Más mujeres que hombres y hasta unos novios que realizarán la experiencia de verano ya como matrimonio porque quieren fundamentar desde ella su proyecto de vida en común. Entre los acompañantes, tres jesuitas, tres esclavas, una jesuitina, varios laicos jóvenes y una familia (matrimonio con tres hijos).

Las experiencias contemplan el viaje este verano a Camerún, Chad (Enxartxad), Perú (Creciendo Juntos) y Bolivia (Encontrar Alegría).

El próximo encuentro de formación será en abril, compartido con los participantes de “Profesores en Compañía” (EDUCSI).

 

 

ver +

también te puede interesar