Publicado: Sábado, 22 Junio 2019

Simposio de ejercicios: Mociones, aprendizajes y perspectivas de género.

Después de la celebración de la Eucaristía en inglés y en castellano, los asistentes al Simposio se enfrentaron a las dificultades para “sentir y conocer” las diversas mociones de la mano de Carlos Domínguez, sj. En su charla mostró la complejidad del mundo del inconsciente que (aunque desconocido para San Ignacio) hace que podamos proyectar en Dios nuestros propios anhelos e intereses si no discernimos bien las mociones. La siguiente conferencia corrió a cargo de Stefano Guarinelli (Seminario de Milán) quien habló del peligro que entrañan para la espiritualidad aquellas psicologías que tratan al hombre como un “que” y no como un “quien”. Posteriormente el italiano remarcó la importancia de cuidar la interioridad para propiciar la oración utilizando el ejemplo de la casa y la familia. Así, si bien una casa (interioridad) no es estrictamente necesaria para la existencia de una familia (oración) la realidad nos muestra que es un elemento de ayuda para la buena marcha de esta institución. La primera parte de la mañana se cerró con una breve pero intensa comunicación de María Prieto (U.P. Comillas) centrada en las mociones de la culpa, la vergüenza y el perdón como integrantes de la experiencia cristiana de la reconciliación que enmarca la Primera Semana de los Ejercicios. La profesora concluyó su intervención con una sentida cita de Nacho Boné, sj (ideólogo de este Simposio), sobre el valor de los “espacios seguros” como puerta hacia una experiencia de Dios.

Tras el descanso, los asistentes pudieron asistir a los encuentros con expertos que versaron sobre temas tan diversos como el “más allá” (Carlos Domínguez sj), el aprendizaje a lo largo de la vida para “sentir y conocer” las diversas mociones (Stefano Guarinelli), la autoconsciencia y la espiritualidad (Juan Pedro Núñez), la adoración, el silencio y los movimientos interiores (Margaret Scott) o las mujeres y los Ejercicios Espirituales (Elizabeth Liebert). La mañana se cerró con una serie de comunicaciones libres.

Después de la comida y las visitas ignacianas, Elizabeth Liebert (San Francisco Theological Seminary) introdujo el bloque de la tarde, que buscó afrontar la realidad de las mociones desde una perspectiva femenina. En su charla dio seis consejos y recomendaciones a los directores de tandas de Ejercicios femeninas: “conócete a ti mismo, sé humilde, toma seriamente las anotaciones 15 y 18, escucha contemplativamente, contrasta o comprueba lo que escuchas, y presupón la mejor intención a tu ejercitante”. A continuación el bloque temático prosiguió con una mesa redonda moderada por Beatriz Areskurrinaga en la que participaron Francisco José Ruiz Pérez, sj, Margaret Scott y Sylvie Robert. En ella se plantearon cuestiones como si existe una perspectiva femenina de la espiritualidad ignaciana, si existen mociones en femenino, si todos tenemos una parte masculina y otra femenina o si habría que organizar también una mesa redonda sobre las mociones en masculino. La perspectiva de los participantes de la mesa se enriqueció con las intervenciones de los asistentes, que se enmarcaron en un plano más vivencial y testimonial.

Una vez repuestas fuerzas con el café y las pastas de la merienda, la jornada académica concluyó con una abundante propuesta de talleres que abordaron temáticas como el autoengaño, el perdón, el género, el mindfulness, el conocimiento interno, la desolación y la depresión o la psicopatología y la salud

Ver Fotos Sábado 22

 

ver +

también te puede interesar