Publicado: Martes, 10 Septiembre 2019

Celebraciones de San Pedro Claver en Verdú y Barcelona

Este lunes 9 de septiembre, la Compañía de Jesús en Cataluña celebró la festividad de su santo patrón, Pedro Claver, jesuita nacido en el pueblo de Verdú que en el siglo XVII se embarcó hacia América donde dedicó su vida a los esclavos africanos.

Como ya es habitual cada año, los Jesuitas tuvieron, este día, una doble celebración. Por la mañana, en el pueblo natal del santo, Verdú, con participación de un buen grupo de vecinos de esta población, se celebró la Eucaristía en la Parroquia de Santa María de Verdú, presidida por el delegado de la Plataforma Apostólica de la Compañía de Jesús en Cataluña, Llorenç Puig y concelebrada por varios jesuitas y sacerdotes de la diócesis de Solsona.

En su homilía, Llorenç Puig ha recordado el origen de Pedro Claver, en el pueblo de Verdú, "donde se iría forjando el carácter fuerte, decidido, firme pero abierto a las llamadas a más compromiso, de San Pedro Claver" y ha agradecido a los vecinos y vecinas del pueblo como cuidan y mantienen la memoria de este hijo de Verdú.

Pere Claver, nacido en 1580, es un caso extremo de solidaridad, tanto por la labor que realizó como por la perspectiva desde la que la llevó a cabo. Treinta y ocho años dedicado en cuerpo y alma a los esclavos africanos que llegaban medio muertos al puerto de Cartagena es vivir una vida entregada hasta el extremo.

Ya por la tarde, en Barcelona, jesuitas, amigos/as y colaboradores/as de la Compañía de Jesús llenaron la iglesia de la calle Casp para compartir juntos la Eucaristía que, además de celebrar San Pedro Claver, marca inicio de curso para muchas de las actividades y comunidades y representa un momento para expresar la voluntad de trabajar y comprometerse, durante el curso, en una misión que es compartida.

Durante la celebración, el P. Llorenç Puig recordó las cuatro preferencias apostólicas universales que se ha fijado la Compañía de Jesús para su trabajo durante los próximos años y que hacen referencia a mostrar el camino hacia Dios a través de los Ejercicios Espirituales, caminar con los excluidos en una misión de reconciliación y justicia, acompañar a los jóvenes y trabajar en el cuidado de la Casa Común.

Puig enfatizó también la necesidad de trabajar en colaboración con otros y generando procesos que impulsen cambios, recordando que nos encontramos, tanto para la Compañía de Jesús como a nivel social, en un tiempo de movimiento, en el que debemos hacer "revisión y profundización de nuestras estructuras y de la planificación y evaluación de nuestra misión".

El delegado de los jesuitas en Cataluña, recordando la figura de Pedro Claver, animó, sobre todo, a acompañar a los jóvenes en la creación de un mundo mejor, porque "una de las grandes tareas que tenemos por delante es preparar y formar nuevas generaciones que sean constructoras de una nueva esperanza".

Imágenes de la celebración en Verdú en este enlace.

Imágenes de la celebración en Barcelona en este enlace

 

 

ver +