Publicado: Lunes, 23 Marzo 2020

El piso de la comunidad jesuita de Córdoba cumple un año como piso de acogida

 

Hace unos días se celebró el primer aniversario de la casa Claver-Córdoba, un proyecto de Hospitalidad, en red con la fundación EMET-Arco iris (proyecto Ödos), que acoge a mujeres migrantes que necesitan un apoyo temporal en su paso por España hacia otros países de destino.

El piso Claver se ubica en la antigua comunidad de jesuitas de ETEA (Córdoba) y depende de la Asociación Claver (SJM). Por ella ya han pasado 5 mujeres y 5 menores. Su perfil es el de migrantes mujeres con riesgo de caer víctimas de la trata y que se encuentran en una primera fase de su proyecto migratorio. En palabras del director de la Asociación, Chema Castells: “Ellas necesitan 3 ó 4 meses de coger seguridad, luego la mayoría sigue su proceso hacia Francia. Aunque también tenemos mujeres en una segunda fase que necesitan un poco más de tiempo. Se quedan por algún motivo 1 o 2 años en España. Por ejemplo, una mujer que inició su viaje migratorio con sus tres hijos, pero cuya hija mayor de 15 años no pudo llegar. Ahora la espera en España para luego proseguir viaje con sus tres hijos”.

Además, el piso cuenta con otras dos habitaciones que se usan como urgencia y así acogen de manera temporal a mujeres derivadas de otras instituciones como Villa Teresita o Cáritas.

Una de las mayores riquezas de este proyecto es la implicación de toda la red jesuita e ignaciana de Córdoba. Así, entre el equipo directivo y los voluntarios en apoyo escolar, socialización, clases de español, encontramos laicos y jesuitas del Centro San Hipólito, de Entreculturas, de la Universidad Loyola o de la Fundación ETEA.

ver +

también te puede interesar