Publicado: Martes, 14 Abril 2020

Una Semana Santa para el cuidado de los demás

"Cuidaros los unos a los otros como yo os he cuidado”. Así parafraseaba Carlos Domínguez SJ el mandato de Jesús en el Evangelio desde su comedor de la Comunidad en Granada en la invitación del Jueves Santo para el canal youtube de Jesuitas España. Y esta es la frase que podría resumir nuestra vivencia de esta Semana Santa.

En primer lugar el cuidado entre nosotros. Hemos aprendido a compartir esfuerzos, delegar tareas, compartir esfuerzos, entender los nervios y tensiones de tener que trabajar a contrarreloj con lo que tenemos a mano. Y todo eso después de 3 semanas enteras de confinamiento y con noticias negativas cada vez más cercanas a nosotros que aumentaban un sentimiento de cierta desazón.

En segundo lugar, lo que ha impulsado nuestro trabajo ha sido siempre el cuidado de los demás, especialmente de un momento tan importante para nosotros como es la Semana Santa. Y lo hacíamos conscientes de la amplia diversidad de personas que tratamos: niños, familias, comunidades religiosas que tienen en la Compañía un referentes, personas ancianas para las que las eucaristías de cada día de las 20:05 prolongan el aplauso en lo que tiene de momento de referencia en el día.

Y también lo hacemos desde la serena consolación de estar mucha gente detrás de múltiples propuestas: jesuitas, religiosas, laicas, laicos. De sectores apostólicos diversos, no buscando poner su nombre, sino más bien poner su sencilla colaboración para que la propuesta fuera coral: muchas voces que generan una sinfonía, una comunidad. Podemos decir que ha sido una experiencia vital de aquello que se dice de “si quieres ir rápido ve solo, pero si quieres ir más lejos, ve acompañado”.

De muchas maneras y a través de todos los canales posibles, mucha gente nos ha hecho llegar su reconocimiento por el esfuerzo. Compañeros jesuitas, gente de otras congregaciones, familias, particulares... hasta de personas más alejadas de la Compañía de Jesús pero que han dado un todo marcadamente eclesial a nuestra propuesta. Nos unimos a la acción de gracias por tantas personas que han preparado los materiales para las familias, la comunicación, los Oficios, las inspiraciones de los días, los Ejercicios, y tantas otras cosas que han hecho tan especiales estos días.

Finalmente sigue siendo una comunidad de oración: creemos que el Señor nos está invitando, también a través de esta experiencia, a aprender nuevos modos de trabajar y de estar en la misión: quizás más compartidos, más eclesiales y sobretodo poniéndonos a la escucha del sufrimiento de la gente aportando algo de esperanza para vidas rotas o agotadas. Por eso, la #SemanaSantaencasa nos ha permitido estar #encasaconDios, porque #nuestracasaesDios. ¡Feliz Pascua!

 

ver +

también te puede interesar