Publicado: Miércoles, 24 Junio 2020

La experiencia de las comunidades laicas durante la pandemia

No hace falta la presencia física para sentirse y ser comunidad de fe. Así lo expresan numerosos laicos de comunidades ignacianas de nuestra provincia que consideran que este tiempo de enfermedad y confinamiento les ha fortalecido. La vivencia de rezar unos por otros, sentirse unidos en torno a la eucaristía –aunque fuera on line-, la preocupación por el dolor del mundo y experimentar que la comunidad sostiene su fe y su vida, son algunas de las claves que repiten al relatar que de este tiempo “algo nuevo está brotando”.

Como en el resto de los aspectos de sus vidas, los laicos/as ignacianos vieron alteradas sus rutinas comunitarias. El confinamiento y la pandemia supuso desde los primeros días la cancelación de charlas, tandas de Ejercicios Espirituales, catequesis, reuniones presenciales de grupos y de comunidad grande, encuentros, Pascua comunitaria y hasta los campamentos de verano para adolescentes.

Pero ante los primeros momentos de desconcierto, todas ellas se han organizado para mantener la vida de fe gracias a las nuevas tecnologías a través del WhatsApp, las reuniones on line, preparando materiales específicos y aprovechando todos los recursos pastorales que la Compañía de Jesús ha ofrecido estos meses. Muchos de ellos expresan que durante esta pandemia han profundizado su unión como comunidad de vida y de fe.

Lee el reportaje completo en este enlace.

 

ver +

también te puede interesar