Publicado: Jueves, 22 Abril 2021

El provincial invita a los obispos a proclamar un Año Jubilar del Camino Ignaciano

Esta tarde el provincial Antonio España intervino en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal para presentar el Camino Ignaciano y pedir la colaboración de los obispos. Y más en concreto de aquellos cuyas diócesis acogen este camino, desde Guipúzcoa hasta Vic y Barcelona, para “que proclamen conjuntamente con la Compañía un Año Jubilar del Camino Ignaciano que nos ayude a promover la peregrinación como instrumento de nueva evangelización en España e internacionalmente”.

En palabras de Antonio España “el apoyo de la Conferencia Episcopal sería de gran ayuda para conseguir en el futuro que el Camino Ignaciano obtuviese del Vaticano la declaración de Peregrinación con Jubileo a Perpetuidad, de tal forma que se pueda celebrar con una periodicidad establecida”. En el marco de Ignatius500 se pretende que el 2022 sea el gran año del lanzamiento del Camino Ignaciano, coincidiendo con los 500 años de la primera peregrinación que hizo San Ignacio en 1522.

Durante la presentación el provincial explicó cómo surgió esta iniciativa en 2011 a raíz de la JMJ, como una propuesta a los grupos de pastoral MAGIS que se acercaban a España. Y la evolución a lo largo de los últimos años, así como el momento actual en que todo está parado por la pandemia, pero con muchas peticiones de peregrinaciones para 2022. También habló el provincial de las particularidades de este camino, como el que sea una peregrinación enraizada en los Ejercicios Espirituales y en la autobiografía de San Ignacio, y el que actualmente acoja a mayor proporción de peregrinos internacionales que nacionales. Así, son numerosas las universidades, colegios y comunidades internacionales vinculadas a la espiritualidad ignaciana que han acogido muy bien la idea de peregrinar con San Ignacio en España.

También señaló el provincial como problema la escasez de alojamientos económicos a lo largo de este camino que nace en la casa madre de Loyola-Azpeitia y acaba en la ciudad de Manresa. Son casi 700 km de longitud, que se pueden recorrer a pie o con otros medios, en su totalidad o parcialmente, siguiendo el modelo del Camino de Santiago.

La ruta ignaciana transita por cinco comunidades autónomas y 12 diócesis. El itinerario une como en un collar, seis santuarios: tres marianos y tres de la tradición jesuita. Loyola, Arantzazu, El Pilar, San Pedro Claver-Verdú, Montserrat, Manresa-La Cova.

Los peregrinos caminan sellando su credencial y al final del camino reciben el documento acreditativo de la peregrinación hecha, siguiendo el modelo del Camino de Santiago. Para más información, consultar la página web: https://caminoignaciano.org/

ver +

también te puede interesar