Publicado: Lunes, 19 Julio 2021

Escuela-Taller de acompañantes MAG+S

Desde la Red MAG+S hace muchos años soñamos con poder poner en marcha algo parecido a lo que hoy acabamos de convertir en realidad: Una Escuela-Taller para agentes de pastoral que deseen formarse, de manera práctica y no solo teórica, en la necesaria y preciosa misión de ser acompañantes espirituales de jóvenes MAG+S.

La oferta nace del deseo y el trabajo de toda la línea de formación y vocación del área MAG+S como respuesta a una demanda de los propios agentes de pastoral de la red en diversas ciudades.

En esta primera edición que ha tenido lugar en Santiago de Compostela han participado 5 jóvenes profesionales de Pamplona, Logroño, Úbeda, Madrid y Valencia. Fueron varios más los que se interesaron pero por motivos sanitarios y laborales al final se tuvieron que dar de baja. Llegaron con la ilusión, curiosidad y deseos de aprender. Todo ello desde la conciencia de sentirse necesitadas de formación para poder seguir con su misión de acompañantes de jóvenes MAG+S o bien para comenzar a realizar esta misión en sus comunidades, grupos o movimientos.

La Escuela-Taller ha consistido en 10 módulos formativos teóricos: psicología, moral, Biblia, eclesiología, discernimiento…, impartidos por la mañana por cinco facilitadores y con tiempo para la lectura y la oración personal, en torno a dichos temas.  Por las tardes se complementaba con la parte de taller, más práctico, en el que poner en funcionamiento las herramientas o los enfoques presentados por la mañana.

El clima de profundización y aprendizaje ha sido grande, viviendo momentos oracionales, compartiendo cómo iban viviendo la experiencia, adquiriendo las herramientas básicas y poniéndolas en práctica, siendo este último el punto más fuerte de la experiencia.

Estamos deseando que en futuras ediciones puedan beneficiarse más personas. La idea es poder seguir ofreciendo esta Escuela-Taller en diferentes lugares y versiones que ayuden a que los jóvenes MAG+S puedan ser atendidos y acompañados y a que, como comunidad cristiana, nos formemos para poder acompañar bien los procesos espirituales y personales. Ojalá sigamos entre todos sintiéndonos llamados a aprender este precioso arte del acompañamiento.

 

ver +

también te puede interesar