Publicado: Viernes, 10 Septiembre 2021

Una llamada a la misericordia en la fiesta de San Pedro Claver en Verdú

El obispo de Vic y administrador apostólico de la diócesis de Solsona, Mons. Romà Casanova presidió jueves por la mañana la tradicional Eucaristía en la festividad de San Pedro Claver en la parroquia de Santa María de Verdú, pueblo natal de este santo, patrón de los jesuitas de Cataluña, que en el siglo XVII se embarcó hacia América donde dedicó su vida a los esclavos africanos.

Mons. Casanova hizo hincapié en su homilía en la necesidad de misericordia y acompañamiento para hacer frente a las situaciones de dificultad. El obispo invitó a seguir el ejemplo de San Ignacio de Loyola y San Pedro Claver, en el marco del Año Ignaciano. De San Ignacio, aprendemos que necesitamos poner a Dios en nuestro principio y fundamento, para encontrar la manera de alabar y servir a Dios incluso en las situaciones que piden más discernimiento. Y de San Pedro Claver, aprendemos a ejercer la misericordia evangélica en toda situación dolorosa humana.

La Eucaristía fue concelebrada por muchos jesuitas de toda Cataluña así como varios sacerdotes diocesanos, y asistieron un buen número de vecinos de Verdú. Después tuvo lugar la procesión por las calles de Verdú hasta el Santuario y casa natal de Pedro Claver. Allí, el delegado de los Jesuitas en Cataluña, Enric Puiggròs SJ leyó unas palabras del P. Provincial, Antonio España. En ellas destacaba el recorrido histórico de Pedro Claver desde Verdú a Cartagena de Indias y su recorrido interior para convertirse en esclavo de los esclavos. "Verdú y la comarca de Urgell habían inundado la infancia de Pedro Claver de belleza. Allí nació su capacidad de silencio y meditación", destaca el P. Provincial en su mensaje. Su recorrido interior, dijo, le lleva a "caminar junto a los excluidos y descartados del mundo, los vulnerados en su dignidad, en una misión de reconciliación y justicia".

Celebración que marca el inicio de curso

Ya por la tarde se celebró una Eucaristía en la Iglesia de los Jesuitas de la calle Casp de Barcelona, ​​con jesuitas, amigos/as y colaboradores/as. El delegado de la Plataforma, Enric Puiggròs SJ definió Pedro Claver como "persona profundamente atrapada por el amor de Dios" y animó a poner atención en la disposición con la que realizamos nuestras actividades, y hacer que la bondad esté presente en todo lo que hacemos. 

Antes, por la tarde, tuvo lugar el primer encuentro de curso del Consejo de la Plataforma Apostólica de Cataluña, que reúne a responsables de comunidades y obras. Se presentó el momento actual de la Plataforma y algunos de los proyectos previstos para este curso, marcado por la celebración del Año Ignaciano y la experiencia de conversión de Ignacio de Loyola. 

Por eso la reunión contó con una intervención de Albert Florensa, presidente de la Comunidad Cristiana San Pedro Claver del Clot, que trató de responder qué nos dice hoy la conversión de Ignacio. Florensa destacó que esta experiencia es el resultado de una intensa relación entre Dios, el mundo y Ignacio, y señaló algunas de las analogías entre el tiempo de Ignacio y el nuestro. Para el ponente somos una sociedad con enorme deseo de control, incapaces de vivir el presente con profundidad y, frente a ello, encontramos Ignacio que se transforma precisamente entregándose y dejándose hacer. 

Recordando la visión del Cardener de Ignacio, y conectando también con la figura de Pedro Claver, reivindicó la necesidad de cambiar la mirada. Sólo a través de un proceso personal y comunitario que nos permita ver las cosas de otra manera seremos capaces de superar el "no hay alternativa", dijo Florensa. 

Justamente en su presentación Enric Puiggròs animó a participar en las diversas iniciativas que habrá a lo largo del curso para entrar en contacto con el itinerario de Ignacio, y que nos ayudarán a tener una mirada hacia a la realidad que busque oportunidades.

 

ver +