Publicado: Sábado, 26 Febrero 2022

La Congregación Provincial. Día de plantear temas.

Hoy, tras un desayuno generoso, los miembros de la congregación se juntaron en la Iglesia a las 08,45h para empezar el día con un rato de oración. La jornada entera ha servido para ir desbrozando algunos temas sobre la provincia, para ver en cuales deberán profundizar los próximos días.

El trabajo empezó por grupos, con algunas preguntas para compartir los ecos de la lectura del informe de Statu. Hay siete grupos, que se han hecho buscando variedad en sus integrantes -de edades, sectores y lugares-. Durante un rato trataron de compartir algunas mociones, consolaciones, desolaciones y llamadas suscitadas por la presentación del provincial la víspera. La sesión continuó, ya en la sala de la congregación, con una puesta en común donde fueron saliendo muchos de los temas que preocupan o ilusionan. Temas recogidos en el informe, unos problemáticos, y otros que dan esperanza: la disminución, el nuevo contexto en que toca afrontar la misión, las causas de la desafección institucional que afecta a algunos compañeros, los retos que plantea la colaboración en la misión, la necesidad de cuidar unos de otros en el cuerpo de la Compañía, el trabajo por las vocaciones, la llamada a una mayor profundidad, los retos de una nueva espiritualidad, la invitación a explorar nuevas maneras de llevar a cabo nuestro apostolado... Todo ello fue siendo objeto de diálogo. Tras la puesta en común de los grupos hubo un rato para más intervenciones y algunas preguntas directas al provincial, que fue respondiendo a lo que se preguntaba.

Tras el descanso Diego Molina presentó el resultado de la consulta que se ha hecho a las comunidades sobre las cuestiones que parecen más relevantes para la provincia. De nuevo se repitieron algunos de los temas anteriores, y también se enumeraron una serie de oportunidades y necesidades. Temas como la cura personalis, la formación continua en la SJ, el exceso de obras y de documentos, la urgencia por la transmisión de la fe, u opiniones encontradas sobre las Plataformas se sumaron a lo hablado en el bloque anterior. Las comunidades también proponen medios para avanzar en esas cuestiones, tanto relativos a la vida jesuítica como al apostolado. Los temas principales, sintetizados al final por Diego, serían los que tienen que ver con el gobierno (estructura y cura personalis), con el cuidado e integración de los compañeros mayores, la colaboración con los otros, y la misión (en concreto la transmisión de la fe y el apostolado social).

La última parte de la mañana Jaime Badiola, administrador provincial, expuso en 24 puntos aspectos generales de la administración de la provincia. Entre otros, habló de la pobreza, el armazón económico de la provincia, inversiones, política de ayudas, la estructura provincial, la sostenibilidad, el aspecto ético de la gestión económica, el reto de la solidaridad entre obras o la profesionalización de la gestión. Tras su intervención se abrió un turno de preguntas -sobre la transparencia, la necesidad de mejorar la información, o cuestiones relativas a la titularidad de las obras- a las que fue respondiendo. 

Tras esta mañana intensa, buena parte de la tarde estuvo dedicada a los informes que desde los sectores y algunas delegaciones se han preparado dando cuenta de la situación general de cada uno de ellos. Así, Ramón Fresneda habló de las enfermerías y la delegación de la tercera edad. Francisco Cuartero respondió a las cuestiones que se plantearon sobre la formación. En concreto, la valoración del traslado del noviciado a Bilbao, la experiencia del juniorado en San Saba, o el futuro de los teologados en Madrid. Alfonso Alonso-lasheras respondió a cuestiones relacionadas con la promoción vocacional, las dificultades que se encuentra el equipo, y explicó el proyecto de cultura vocacional en que están trabajando con varias instituciones de la provincia . El delegado de Educsi, Antonio Allende, nos explicó, muy didácticamente, que «lo importante no es poner papeles de colorinos, sino saber de qué colorinos hay que ponerlos y por qué». Con esa y otras pedagógicas explicaciones habló de los retos de este sector, la relación con las plataformas, la ciudadanía global y las expectativas de futuro. Gonzalo Villagrán respondió a las cuestiones planteadas sobre Unijes, entre otras políticas de destinos, posibles ámbitos de colaboración como la formación digital, o la relación con las plataformas. Daniel Villanueva respondió a las cuestiones relativas al sector social, entre otras la sostenibilidad del sector, la presencia de jesuitas en él o algún proceso de integración en curso. José Miguel Colina habló de algunas encrucijadas de las pastoral colegial. Por último Juan Pablo Rodríguez apuntó algunos de los retos del sector de transmisión de la fe, más complejo por la diversidad de instituciones y presencias. Como se puede intuir, toda esta lluvia de temas lo que supone sobre todo es desbrozar el terreno para, en los próximos días, poder centrarnos en alguna cuestión más esencial.

Tras un descanso Alberto Ares sintetizó las peticiones que desde las comunidades se han propuesto para el gobierno General como temas, oportunidades y necesidades para la SJ global. Terminamos la sesión volviendo a reunirnos por grupos para poder recoger, de todo lo oído en el día, qué temas creemos que son más importantes para que la congregación trabaje sobre ellos.

Al final ya de la jornada, la eucaristía nos volvió a centrar alrededor del Señor que nos convoca. Charlie Gómez-Vírseda, el sacerdote más joven de la congregación, presidió en esta ocasión, y nos invitó, con mirada ignaciana, a mirar a María para ser puestos con el Hijo.

Una pequeña comisión (Ignacio Dinnbier, Quique Gómez-Puig, José Ignacio García Jiménez, Gabino Uríbarri, y Pau Vidal, junto con el secretario -Juanjo Extebarría- y el provincial) decidirán ahora, con las respuestas de los grupos, qué temas trabajaremos un poco más en los próximos días.

Con esto, la cena ya nos la hemos ganado. Y un buen rato después, también.

 

ver +

también te puede interesar