Publicado: Jueves, 17 Marzo 2022

500 años y una sola Semana Ignaciana

Todo aquello que experimentamos y conforma nuestra identidad, cuando se vive en comunidad sabe mejor. Esta es la sensación que tenemos al terminar una semana ignaciana como la que hemos vivido. Comenzábamos esta semana tan especial para los colegios con la idea de unirnos a las diferentes celebraciones de Ignatius 500, con el objetivo de trabajar la idea de sentirnos red, comunidad y de alguna manera reflexionar, orar entorno a nuestras experiencias de conversión teniendo como referencia la de Ignacio.

El equipo de Líneas de Fuerza, organizador de la Semana Ignacia conjunta de este año en Educsi, considera que los objetivos se han conseguido con creces, «aunque seguro que siempre podremos mejorar alguna cosa». Esto se debe a la gran implicación de los claustros de nuestros colegios, a la enorme ilusión y trabajo realizada por los equipos de pastoral de los centros. Familias, alumnos, antiguos alumnos, jesuitas de diferentes partes del mundo…  se han implicado hasta el fondo todo ello con un alarde de imaginación, creatividad, profundidad.

Los materiales que el equipo de Líneas de Fuerza preparó han servido para guiar, inspirar, motivar esta semana. Como actividades a destacar han sido aquellas que de alguna manera nos han unido a los demás. El Kahoot sobre la vida de Ignacio ha sido un éxito total, más de 1500 aulas se han conectado para su realización, la exposición fotográfica “Ver nuevas todas las cosas en Cristo” ha ayudado a profundizar en el lema de IGNATIUS 500 uniendo a las comunidades educativas que han participado en los concursos colegiales, y el Wordle ignaciano ha tenido enganchados a muchos claustros desde primeras horas de la mañana. Por todas las fotos que hemos compartido a través de las diferentes redes sociales, hemos visto la gran cantidad de actividades realizadas: oraciones comunitarias, convivencias, olimpiadas, desayunos, testimonios, proyectos académicos, visitas a obras de la Compañía, exposiciones… y nos olvidamos seguro de muchas más que los educadores han estado realizando con gran ilusión con sus alumnos en el aula.

Creer en Jesús nos da una certeza: hay ciertas cosas que están en nuestras manos, pero solo en la medida en que colaboran con las verdaderas manos, la del Señor. Nuestra labor es confiar en que aquello que podemos sembrar, es cuidado por Dios y que fructificará en su debido momento. Durante esta semana hemos hecho mucho de esto, colaborar con Dios. Desde aquí queremos agradecer sinceramente a todos los que día a día colaboráis con esta misión que tanto nos ilusiona, educar de manera integral a nuestros alumnos.

En un pequeño recorrido por algunos de los centros que celebraban la Semana Ignaciana, encontramos la iniciativa del Colegio Apóstol Santiago de Vigo que recoge sus actividades de estos días en este vídeo  basándose en el musical Conversión, una de sus canciones fue interpretada por nuestro alumnado de Primaria de todos los ciclos, guiados por María Barro, profesora de música.

En el colegio San Estanislao de Kotka de Salamanca, se prepararon algunas actividades específicas, tanto para profesores como para alumnos y alumnas. Para los mayores, una charla sobre Discernimiento impartida por Cristián Peralta sj (tercerón de la República  Dominicana), una oración sobre los distintos cañonazos que cada uno puede tener en su vida y algunas recomendaciones de libros de espiritualidad ignaciana. Con respecto a los alumnos, actividades oracionales preparadas por Líneas de Fuerza y un ajedrez humano ignaciano.

En el colegio San José de Villafranca de los Barros (Badajoz) también se unieron a las actividades preparadas por Líneas de Fuerza. Además, pudieron celebrar juntos la eucaristía y disfrutar de la representación de la conversión de Ignacio por el grupo de teatro. «La Semana Ignaciana nos hace pararnos para reconocernos», nos dicen.

«En la etapa de primaria, la Semana Ignaciana se ha vivido con mucha ilusión. Cada taller, cada actividad, nos ha sacado de nuestra rutina y nos ha conectado con la red de colegios, sintiéndonos un eslabón importante en la cadena», explican desde el Colegio Kostka de Santander. Gracias a los juegos y dinámicas trabajadas en grupos colaborativos los alumnos han disfrutado mientras realizaban un aprendizaje significativo. Las experiencias vividas a lo largo de la semana les han hecho reflexionar sobre estas vidas y se han atrevido a profundizar en la suya propia…

Sigue leyendo aquí

Ver galería de fotos

ver +

también te puede interesar