Publicado: Miércoles, 28 Mayo 2014

Los grupos de Fe y Desarrollo, en Loyola

Peregrinación y encuentro. Los miembros de los grupos de Fe y Desarrollo han compartido dos días en el Santuario de Loyola y en Javier. De esta manera, los adultos ponen broche final a todo un curso dedicado a conocer y profundizar en la espiritualidad de San Ignacio a partir de su biografía. El hecho de viajar para conocer aquellos espacios donde se desarrolló parte de la vida de los primeros jesuitas ha supuesto un privilegio del que todos han regresado muy contentos.

Toda una experiencia enriquecedora en la que se han sentido grupo y han compartido oración en lugares especiales, reflejados en la historia relatada por José María Rodríguez Olaizola sj. Allí mismo, en la Capilla de la Conversión, Manolo Robla sj celebró el viernes la eucaristía para los 50 peregrinos que formaban el grupo. También pasaron por la ermita de Olatz, lugar muy frcuentado por San Ignacio para rezar la salve a la Virgen. Siguieron su ejemplo y compartieron la oración mariana. Luego, en Javier, donde pasaron la noche, profundizaron en la vida del misionero y también en las suyas propias. Juntos, compartieron un bonito rato de oración en el que hablaron de la gratitud con la que viven este viaje, de sus experiencias y sentimientos. En especial, quedó patente esa satisfacción por su fidelidad durante tantos años a los grupos de FyD. Ellos representan esa antorcha encendida, como decía Robla, por su fiel compromiso con el laico ignaciano y gracias a ello, otras generaciones se han ido sumando a este proyecto desde distintas sensibilidades, pero como parte de un proyecto común.

ver +

también te puede interesar