Publicado: Lunes, 02 Junio 2014

Roberto Otero celebra sus últimos votos con gratitud por toda la alegría compartida

Una misa de nueve y cuarto especial para Roberto Otero sj y para quienes cada domingo acuden a esta eucaristía. El jesuita quiso compartir la celebración de sus últimos votos con ellos. Y allí, en la iglesia del Corazón de Jesús de Valladolid, expresó su compromiso de probreza, castidad y obediencia y el especial de obediencia al Papa "para cualquier misión a que se me envíe", los votos con los que definitivamente entra a formar parte de la Compañía de Jesús después de 18 de formación y preparación. Tras pronunciar los votos, Roberto expresó su gratitud por todo lo recibido y por todas las personas que le han acompañado estos años desde que entró a formar parte de la orden en 1996. Hasta la iglesia de Valladolid llegó de Ponferrada su familia y le acompañó una numerosa representación del claustro del colegio San José donde actualmente es responsable de Pastoral, miembros de los grupos scout Horizonte San José, y padres y madres de los grupos de oración del colegio. También asistieron muchos universitarios del Centro Loyola donde también está implicado en la pastoral universitaria... Desde la gratitud, mencionó los lugares del mundo donde ha recibido este apoyo: Cuba, Canadá, Colombia y otras ciudades españolas como Logroño, Salamanca, Vigo, Madrid... y se refirió a todas aquellas personas concretas que le han ayudado a mantener viva la vocación y a despertar la ilusión por disfrutar de momentos alegres "por lo que han llegado y sin duda habrán de venir".

El provincial de Castilla, Juan Antonio Guerrero, desgranó en su homilía el sentido hondo de los votos que guían su modo de vida desde que los pronunciase por primera vez al salir del noviciado. Describió en tres etapas el proceso vocacional que culmina con esta "fiesta del amor maduro, porque es decir un sí maduro desde la ilusión, la fragilidad y la esperanza", dijo. Tras la eucaristía, Roberto expresó los votos privados en la sacristía, ante un grupo numeroso de jesuitas que viajaron desde distintos lugares para acompañarle en este día. Después de la ceremonia, todos compartieron un rato en la Sala Borja donde ofrecieron pinchos y pasteles para celebrar su compromiso.

ver +