Publicado: Viernes, 11 Julio 2014

Camino Ignaciano (Escuelas san José)

QUÉ BIEN SE ESTÁ AQUÍ. CAMINO IGNACIANO 2014

Un año más (y ya van cinco) hemos recorrido el Camino Ignaciano desde Javier a Loyola con un grupo de cuarenta y tantos chavales de 4º ESO. En ocho días de marcha hemos andado 160 kilómetros por los valles y montañas de Navarra y Guipúzcoa.

Pero “no vale la pena andar por andar”. Lo nuestro es una peregrinación: desde el santuario de Javier hasta Pamplona, para allí rompernos las piernas con Íñigo y ser conducidos a Loyola para volver a nacer. Un cañonazo que te cambia la vida.

Se trata de caminar con poco para encontrarlo todo. Meter los pies en el barro, dejarse arañar por las zarzas, mojarse bajo la lluvia, llenarse los pies de ampollas… Para también andar por dentro, dejando que el Camino nos vaya haciendo poco a poco, encontrándonos con los demás y con Dios, transformándonos a cada paso.

“Qué bien se está aquí”. En lo alto de una montaña, en un prado con una cruz de metal, tumbados al sol de mediodía, después de una subida agotadora, tenemos la tentación de pararnos. De hacer tres chozas, de montar un campamento e instalarnos. De dejar de andar y quedarnos de ese momento mágico en el que se para el tiempo y nos sentimos en buenas manos, reconfortados y quietos. En la presencia amorosa de ese Dios que es Padre y madre, que nos regala un instante de paz y consolación profunda. Pero hay que bajar: el verdadero camino empieza ahora. Al volver a Galilea.

Desde este enlace puedes acceder a la galería de imágenes. Carlos Durá Herrero. Escuelas San José (Valencia)

ver +

también te puede interesar