Publicado: Miércoles, 16 Noviembre 2016

La revista Mensajero celebra sus 150 años de publicación ininterrumplida

Hace 150 años nacía la revista Mensajero y el próximo viernes 18, el Grupo de Comunicación Loyola celebrará este aniversario. Primero con una eucaristía presidida por el obispo de Bilbao Mario Iceta, en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de Bilbao a las 19h. Después, celebrará un acto en Arrupe etxea al que acudirá el provincial de la Compañía de Jesús, Francisco José Ruiz, el secretario de Comunicación de la Compañía, José María Rodríguez Olaizola, el director general del Grupo, José Manuel Diez y la directora de la revista, Marta Barrio. Asistirán miembros del equipo de redacción y colaboradores fieles que han hecho posible que la publicación salga a la luz todos los meses ininterrumpidamente. El papa Francisco recibió el último número de la revista recientemente y felicitó por este aniversario a la revista.

Mensajero se fundó en 1866 como boletín mensual del Apostolado de la Oración por iniciativa del canónigo catalán José Morgades. Hoy puede presumir de ser la publicación periódicapapel más longeva del país que mira al futuro gracias a la fidelidad y conexión con sus miles de suscriptores. De aquel objetivo de traducir al castellano el boletín del jesuita francés, a reflejar la realidad desde otra mirada en clave de fe, reflexiva y abierta al diálogo. Su mérito radica en la capacidad de adaptación a los tiempos en contenido y estilo.

Bilbao ha sido la ciudad que la acogió en 1883, cuando Morgades la transfirió a la Compañía de Jesús y trasladó su sede desde Barcelona. Aquí se consolidó con el respaldo de sus instituciones, especialmente de la Universidad de Deusto. Sus docentes nutrieron de contenidos diversos esta publicación, hoy plenamente arraigada en la ciudad. Desde que el jesuita Cecilio Gómez Rodeles asumiera su dirección hasta hoy, bajo la dirección de Marta Barrio, mes a mes se ha mantenido como una propuesta de lectura inspiradora de valores en el mundo. En este 150 aniversario, Mensajero publica su 1.480 número, una cifra que demuestra que ha estado presente todos los meses de todos los años a pesar de las vicisitudes históricas: la Guerra Civil con la detención en 1939 del padre Vilariño; la disolución de la Compañía de Jesús en 1932 y la inundación de Bilbao, en 1983. Esta catástrofe asoló sus instalaciones en el campus universitario de Deusto y obligó a replantear el futuro de la revista y de la editorial en la Congregación General para la elección del prepósito Peter-Hans Kolvenbach. En Roma se asumió la continuidad con el apoyo de las provincias jesuitas de España, los suscriptores y donantes que ayudaron a reflotar el proyecto.

Adelantada a su tiempo, ya en 1917 publicó la edición de Mensajero en euskera, una decisión que derivaría en la fundación del sello editorial en euskera: Gero liburuak hoy Mezulari. Sus páginas hoy siguen reflejando realidades actuales desde nuevas miradas que invitan a la reflexión y al diálogo puesto que su esencia es compartir la misión de la Compañía de Jesús: promoción y compromiso con la fe y la justicia; difusión de la espiritualidad ignaciana y mantener su servicio a la sociedad: “No sólo porque haya dado trabajo y modo de vida a muchas familias, sino porque vuestros antecesores tuvieron cuidado de ser coherentes con lo que creían y predicaban, con el evangelio”.

Contenido y dirección

Mensajero ha contado siempre con importantes colaboradores. Algunas secciones y colaboraciones, como Pequeñeces y lasLecturas recreativas del padre Coloma, autor del Ratoncito Pérez, dieron un impulso a revista hasta colocarse a la cabeza de las lecturas de la época con 100.000 suscriptores en España y América. Siguió su crecimiento renovándose con todo género de artículos, incluyendo gráficos y publicidad. En 1967 asumió los designios del Concilio Vaticano II y el director Enrique Larraochea escribió: “La revista se lanza a hablar de religión, patria, justicia, moral, hipocresía, libertad y dignidad poniendo a concurso los textos conciliares, iniciando el peligroso camino de llamar las cosas por su nombre”. Un número de hoy divide su contenido en diversas secciones que tratan diversos aspectos para llegar a más lectores: viajes, familia, ecología, reportajes de actualidad, entrevistas, lecturas y películas  recomendables, tecnología, evangelio…

Durante 143 años su dirección ha recaído sobre un jesuita. Desde Rodeles hasta Angel Antonio Pérez (Tano) que en 2009 cedió el testigo a una mujer, Marta Barrio,  miembros de la Compañía de Jesús han liderado la revista: Luis Martín (nombrado prepósito general de la Compañía de Jesús); Julio Alarcón, Antonio Astrain, Julián Sautu, Remigio Vilariño, Gregorio Arrate, José Julio Martínez, Enrique Larracoechea, José Velasco y Luis Manuel de la Encina.

De esta labor editorial han nacido otros proyectos de gran éxito: en 1886 nació el Taco-Calendario Corazón de Jesús en los fogones de la cocina del padre Rodeles; en 1912 el jesuita Remigio Vilariño dirigía la revista mientras fundaba otra, Sal Terrae, de la que nacería la editorial y dos revistas en el siglo XX hoy en plena vigencia: Homilética y Catequética. En 1915 se fundó la editorial que llevaría su nombre –Mensajero- y que lideraría proyectos editoriales muy novedosas.

ver +

también te puede interesar