Publicado: Viernes, 03 Febrero 2017

Encuentro de la comunidad apostólica de la Universidad de Deusto

Más de un centenar de personas participaron el 2 de febrero en el encuentro de la comunidad apostólica de la Universidad de Deusto que se celebró en el santuario de Loyola. Como señaló el rector José María Guibert SJ en su saludo de bienvenida, la jornada es una invitación a levantar la mirada de los quehaceres diarios y reflexionar sobre la misión general de la universidad.

La sesión de trabajo comenzó con una charla de Mary Tere Guzmán, responsable de acción pública y participación de Alboan. Partiendo de la campaña Hospitalidad, Guzmán desmenuzó diversas claves que pueden ayudarnos a poner en práctica esa hospitalidad en nuestras vidas: descubrir el valor del otro, abrir las puertas de nuestra casa, practicar la buena acogida, desprendernos de prejuicios, cultivar la escucha y vivir desde la lógica de Jesús. A nivel institucional nos invitó a entender la labor universitaria desde el marco del «ciclo de misión», que comprende los momentos de acompañar, servir, investigar, sensibilizar e incidir. Aunque una institución universitaria, por su especificidad, esté vinculada más estrechamente con alguno de esos momentos, eso no impide que pueda preguntarse sobre el ciclo que en cierta medida incorpora en su conjunto: ¿a quién acompañamos?, ¿cómo orientamos nuestra investigación?, ¿de qué manera podemos incidir para atender problemas sociales urgentes?, etc.

Una representación teatral puso el drama de las migraciones ante nuestros ojos: los sueños de quienes buscan una vida mejor, sus esperanzas y dignidad, la injusticia que padecen, el dolor y la muerte se hicieron presentes de una forma poética y realista a un tiempo. Emocionados por la escenificación, nos fuimos a trabajar en grupos para poner en común las llamadas que sentimos y las iniciativas que podrían llevarse a cabo en este terreno.

Por la tarde, nos habló José Luís Pinilla SJ, director de la Comisión Episcopal de Migraciones. Su charla fue una aproximación ignaciana al fenómeno de los desplazamientos humanos. Desde la contemplación de la tragedia que se produce en la frontera sur, Pinilla nos invitó a invertir esa contemplación para dejarnos mirar por esa realidad y sus víctimas, y que sean ellas las que nos guíen de la mano. Ese ejercicio debería llevarnos al análisis de las causas de lo que ocurre y, en consecuencia, a una solidaridad estructural que vaya más allá de la respuesta compulsiva. Esa contemplación también hará ―«¡ojo Universidad!» clamó Pinilla― que activemos la ternura frente a la cultura de la competitividad tan en boga.

La jornada concluyó con un rato de oración en la capilla de la conversión del santuario y las palabras del vicerrector Juan José Etxeberria SJ que puso voz al sentimiento de agradecimiento que dejó el encuentro en el conjunto de la comunidad apostólica.

ver +