Publicado: Martes, 06 Junio 2017

Preestreno de la película sobre san Ignacio en el Santuario de Loyola

La Basílica del Santuario de Loyola se llenó de público la noche del martes para asistir al preestreno de la película Ignacio de Loyola: soldado, pecador, santo, del director Paolo Dy. El rector del Santuario, P. Juan Miguel Arregui SJ ejerció de anfitrión del acto, al que asistieron el obispo de San Sebastián, don José Ignacio Munilla y el alcalde de Azpeitia, Eneko Etxeberria, además del actor que da vida al santo, Andreas Muñoz, y responsables de la distribuidora del film en España.

Según Arregui, se trataba posiblemente de la primera vez que se proyecta una película en la basílica de Loyola, pero la ocasión lo merecía. Según el rector del santuario, la película muestra a un Ignacio a quién la vida golpea con dureza. Las dificultades de la vida nos hacen reflexionar a nivel humano, pero Ignacio nos muestra que «podemos también llevar a cabo una reflexión a través del amor de Dios, que abre ante nosotros nuevos horizontes». Mons. Munilla, por su parte, comparó a san Ignacio con una piedra que cae al agua y genera una onda expansiva que se extiende y multiplica. Pero no olvidemos ―dijo― que «todo lo que sucede en torno a san Ignacio se debe a que él puso en el centro de su vida a Dios».

El actor Andreas Muñoz se ganó al público con sus sentidas palabras. Recordó el intenso trabajo realizado y, con voz quebrada por la emoción y ayudado por el aplauso de la gente, dio gracias a todos y muy especialmente, dirigiendo su mirada a lo alto de la cúpula de la basílica, a San Ignacio. 

La película es una producción de Jesuit Communications y narra la vida del que sería fundador de la Compañía de Jesús desde su infancia hasta que emprende camino a París con 37 años. Asistimos a su transformación de noble soldado de vida licenciosa a maestro del espíritu entregado incondicionalmente a los más necesitados. También se nos muestran las dificultades e incomprensiones a las que su método de ejercicios espirituales tuvo que hacer frente en la convulsa Iglesia de la época.

El público de la basílica salió satisfecho tras disfrutar de una historia que probablemente muchos conocían bien. A partir del próximo 16 de junio, el soldado Iñigo tendrá que pelear en las salas comerciales de cine, un reto que se presenta tan imponente como la defensa del castillo de Pamplona.

ver +

también te puede interesar