Publicado: Jueves, 19 Octubre 2017

Lutero y Cisneros en el Centro Fonseca de La Coruña

Con el salón a rebosar, el jesuita e historiador Fernando García de Cortázar presentó, en el Centro Fonseca de La Coruña, dos figuras de gran importancia y actualidad en este 2017 que conmemora los cinco siglos de la Reforma protestante: Lutero y Cisneros.

Corrigiendo oportuna y acertadamente a Bertrand Russell, se refirió García de Cortázar a que la marcha de los hombres no termina en la tumba, ni en el apacible pasado; donde se quedan los cansados vagabundos y todos sus llantos enmudecen; donde el ayer y quienes lo habitan no tienen una realidad intocable a la que el presente no puede alcanzar... Los muertos ilustres no son solo cementerios, también son centenarios, libros, artículos, versos, apuntó el prestigioso historiador.

Con este punto de partida, en el 500 aniversario del movimiento religioso iniciado por Martín Lutero que daría lugar al protestantismo, hemos tratado de reconciliar y de evitar aristas y hostilidades y no recordar los conflictos demasiado graves originados por la Reforma diseñada por el fraile agustino. Siguiendo el necesario y recomendable diálogo ecuménico hemos aportado con lealtad la crítica justa a Lutero. La Reforma, a pesar de su apacible denominación, no fue ni una transición ni una secuencia de cambios programados sino una verdadera revolución religiosa que por sus efectospolíticos y económicos inauguró una nueva época en la Historia de Europa.

Contrapunto oportuno y acertado de este recorrido por la vida y obra de Lutero fue la documentadísima exposición y homenaje al cardenal Cisneros, de quien también recordamos el quinto centenario de su muerte, acaecida en Roa de Duero (Burgos) el 8 de noviembre de 1517.

ver +