Publicado: Miércoles, 28 Marzo 2018

El G-11 regresa de la peregrinación a Roma

El 16 de septiembre de 2014 el G-11 iniciamos el Plan de Formación en Misión e Identidad Ignacianas y acabamos de regresar de la peregrinación a Roma que, junto con los Ejercicios que hicimos antes de Navidad, ha sido el broche de oro del mismo. En este ‘camino’ hemos participado personas de la Universidad de Deusto, de varios colegios (Indautxu, Durango, Donostia, Pamplona, Tudela y Zaragoza), de Alboan, del Grupo de Comunicación Loyola, del Centro Ellacuria y del Santuario de Loyola. Han sido cuatro años de aprendizaje y de vida compartida. En el grupo ha habido bodas, nacimientos, fallecimientos de seres queridos, enfermedades, operaciones, distintos responsables, personas que han dejado el grupo, etc.

El primer día nos dijeron que el plan tenía dos elementos consustanciales al mismo: a) los conocimientos (algunos nuevos y otros que nos servirían de repaso); y b) la intersectorialidad (hacer juntos el camino - a lo largo del cual se crearán vínculos de amigos y compañeros; y que este recorrido repercuta en las distintas obras de las que procedemos). Aquellas palabras han ido haciéndose realidad poco a poco. Hemos adquirido conocimientos teóricos y experienciales. Hemos profundizado en la misión compartida. Hemos creado lazos importantes…

¿Y ahora qué?Como comentamos en la misa que celebramos en la estancia donde murió San Ignacio, muchos son los motivos que tenemos para el agradecimiento. A la Compañía y a nuestras respectivas Obras por este gran regalo. A todas las personas que nos han acompañado en el camino, a nuestras familias, a los compañeros y compañeras que hemos encontrado. Ahora queda que cada uno haga suyo y lleve a la práctica en su Obra, junto con otras personas, el lema ignaciano “en todo amar y servir”.

ver +

también te puede interesar