Semblanza del H. Melchor Felipe Mayordomo Varela Sj.

(Tordesillas, Valladolid 6/01/1933 – Villagarcía de Campos, Valladolid, 25/11/2017) El H. Mayordomo, como normalmente le llamábamos, pasó por la vida haciendo el bien de manera silenciosa hasta el final de su vida, entregada al Señor el pasado 25 de noviembre de 2017, en Villagarcía de Campos, víspera de la fiesta de Cristo Rey. No disponemos de muchos datos escritos que nos posibiliten reconstruir su vida. Tan sólo del testimonio de las personas, básicamente alumnos y sus padres con los que se relacionó a lo largo de su paso por el Centro Educativo de Cristo Rey de Valladolid. Etapa hasta su entrada en la Compañía Melchor nace en el seno de una familia cristiana, en la muy ilustre, antigua, coronada, leal y nobilísima villa de Tordesillas, ubicada a 28 Km. de Valladolid, cruce de comunicación de autovías, con una población que ronda los 9.000 habitantes, el 6 de enero de 1.933, motivo por el que sus padres le ponen el nombre de Melchor. Bautizado en la parroquia de Santa María el 18 de enero del mismo año y confirmado el 10 de febrero de 1936, en la parroquia de Villavieja del Cerro, pedanía perteneciente al municipio de Tordesillas a 6 Km., por la autovía A6, sentido Coruña, en la falda de los montes Torozos. Sus padres fueron Felipe Mayordomo Galván y Catalina Varela Milón. Familia numerosa de diez hijos, cinco fallecidos de niños. Su hermano Saturnino murió por caída de un rayo cuando junto con Melchor se encontraban cuidando el ganado, al cobijarse, cada uno de ellos, debajo de unas encinas. Melchor presenció la muerte de su hermano, hecho que pudo despertar en él su posterior vocación. Su padre se dedicaba a la ganadería y agricultura. Todo lo que sabemos de esta etapa de su vida, -de 1933-1954-, como él mismo escribió en las Notas Mayores, el 23 de enero de este último año 1954, es que: “siempre he vivido con mis padres, menos los dos últimos años que estuve en la Granja Escuela José Antonio de Valladolid” y que sus estudios fueron “los de la escuela y los de Capataz Agrícola”. Nacido y criado en ambiente rural, forjó su persona bajo la dirección de sus padres, ayudándoles en las tareas del campo, de modo similar a como lo hizo Jesús, “creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres” (Lc. 2,52). Vocación, entrada en la Compañía y vida apostólica Es el propio Melchor el que de manera escueta cuenta, en las Notas Mayores, cuándo y cómo despierta su vocación: “comenzó va a hacer dos años por el trato con un hermano de la Compañía. He perseverado después en ella.” 2 Sabemos que el hermano al que se alude, sin nombrarlo, es Francisco Pereña Vicente, natural de Aldeadávila de la Ribera, provincia de Salamanca, que estudio en la Escuela Granja José Antonio de Valladolid a lo lago de los años 1951-1953, y que posteriormente han convivido juntos en Villagarcía de Campos los últimos años de su vida. Ingresa en el noviciado de Orduña el 23 de enero de 1954, donde hace el Noviciado.

Terminada la prueba de novicio, fue destinado inmediatamente a la finca que la Compañía tenía en Mota del Marqués, pueblo de la provincia de Valladolid, a 22 Km. de Tordesillas sentido Coruña y a 21 Km. de Villagarcía de Campos. Pueblo donde la presencia de D.ª Magdalena de Ulloa fue significativa, pues su padre era Señor de la Mota y en tiempo de Felipe II éste le concede el título de Maques de la Mota. Su estancia en Mota del Marqués se prolonga por un período de doce años, hasta septiembre de 1968 que es destinado a las Escuelas de Cristo Rey de Valladolid. Durante este tiempo como encargado de la finca y responsable de los obreros realizó una laborar eficaz y eficiente, poniendo en práctica la formación agrícola recibida y modernizando las instalaciones y la rotación de cultivos. La venta de la finca conllevó el siguiente cambio de destino.

 Descarga la semblanza completa aquí.