Semblanza del P. Hermenegildo de la Campa Martínez SJ

El día 25 de septiembre de 2018 se nos ha ido Hermenegildo de la Campa. Dejó de respirar sin hacer ruido. Hace años ya decía “aquí estoy madurando el Reino”. Los 96 años de edad y 75 años de Compañía suministran material para muchos comentarios sobre cualquier jesuita, pero en el caso de Herme, su vitalidad y su creatividad superan todo lo imaginable. Hace unos meses publiqué un modesto testimonio de todo esto en el libro “Herme forever. 200 anécdotas de Hermenegildo de la Campa” (Bubok ediciones, 2018).

Conozco a Hermenegildo desde hace casi 50 años. Yo tenía entonces 25 años y él ya alcanzaba los 45. Pero ya era genio y figura. Sus dichos graciosos, sus ingeniosas frases latinas (“Cacatio matutina est quasi medicina”) y sus campañas higiénicas (“Hay que llegar a la ducha diaria por extensión del concepto de cara”) se repetían jocosas entre jesuitas y no jesuitas. Su palabra preferida era “entusiasmo”. Y reconocía que era un entusiasta de “lo alternativo”.

Otro rasgo distintivo era su actitud de servicio. Herme estaba siempre dispuesto a echar una mano. Detrás de la imagen simpática que proyectaba, existía un hombre muy seriamente comprometido con el Evangelio y con los pobres (por ejemplo, vivió varios años en Granada en la Comunidad de Almajáyar). Tenía algo de Don Quijote y algo también de monje ascético. Más de una vez me comentó que le tiraba la vida monástica, “pero eligió la Compañía porque vivía cerca de Jesús del Gran Poder”.

Nacido en Sevilla el 9 de julio de 1922, pero descendiente de una familia hidalga asturiana emigrada a Sevilla en la primera mitad del siglo XIX (como él solía decir con sorna). Estudió el bachillerato en tiempo de la República en el Instituto San Isidoro de Sevilla, y comenzó después de la guerra civil la carrera de Ciencias Físicas en la Universidad.

Asiduo a la Congregación Mariana de los jesuitas de Sevilla, se sintió atraído por la Compañía. Con 20 años ingresó como novicio en la Compañía de Jesús en El Puerto de Santa María. Destinado pronto por los superiores para futuro director del famoso Observatorio Astronómico de Cartuja, en Granada, fue destinado a Barcelona para terminar la carrera de Ciencias Físicas. Allí la terminó brillantemente pero NUNCA pisó el Observatorio, como él mismo comentaba con humor.

En julio de 1955 el padre de la Campa fue ordenado sacerdote. Y terminados los estudios de Teología inicia su vida apostólica en 1960. Fue uno de los iniciadores de ETEA (Escuela Técnica Empresarial Agrícola) que en Córdoba había fundado el padre Jaime Loring en 1963. Allí impartió, entre otras cosas, teología, Oratoria y técnicas de comunicación. Un antiguo alumno de ETEA me comentaba que hubo un movimiento de protesta con el lema “más campo y menos Campa”, pues deseaban más prácticas de agricultura y menos clases de oratoria.

En estos años descubrió que no quería ser “cariátide” del sistema y que había que impulsar otras “presencias” jesuíticas no institucionales. Esta vocación innovadora de Hermenegildo le llevó a El Pedroso, en la sierra Norte de Sevilla al inicio de los años setenta, cuando tenía ya 50 años. Se presentó a las oposiciones de Maestro de Escuela. Allí nació su cuaderno para hacer un árbol genealógico.

Pero Campa (por aquello del “magis” jesuítico) deseaba hacer un servicio mayor. Con la bendición de sus superiores, inició la preparación de las Oposiciones de profesor de Instituto en la disciplina de Filosofía. En Écija y luego en Úbeda derrochó entusiasmo con la enseñanza de la Filosofía y del Latín a los adolescentes. Al jubilarse en Úbeda fue destinado a Granada. Allí reencontró su identidad entregado al Interlingua y a la Asociación de Amigos del Camino de Santiago, ruta mozárabe y realizando una tarea encomiable con Los Equipos de Nuestra Señora, donde era muy popular.

En el año 2010, los superiores necesitaron un jesuita que quisiera vivir como residente en Dos Hermanas en la Residencia de Mayores San Rafael. Obediente como siempre, allá fue el padre Herme recogiendo sus bártulos e instalándose en una de las habitaciones del área de “Sacerdotes”. Más de una vez me comentó que le hubiera gustado morir en la Residencia de Mayores y ceder su cuerpo a la ciencia, pero no todo es posible en la vida.

Hasta el 28 de enero de 2017 estuvo el incombustible padre Hermenegildo en la Residencia de Mayores San Rafael Dos Hermanas. Ya empezaba a tener problemas de memoria y de orientación. “No sintetizo una proteína” decía para justificar sus despistes. “Estoy confuso, difuso y profuso”, solía ser su mantra en estos últimos años. Estos últimos años nuestro querido y admirado padre Hermenegildo de la Campa Martínez ha tenido su domicilio en Málaga, en la residencia-enfermería para jesuitas mayores. La obediencia ha sido siempre uno de sus distintivos.

Entre sus muchas publicaciones, él mismo resalta las siguientes: Diccionario inverso del español. Su uso en el aula (Madrid, 1987), Memorándum de celebraciones centenarias en filosofía (Granada, 1994), Antología latina progresiva para hispanoparlantes (Granada, 1996), De Granada a Santiago. Una ruta jacobea andaluza (Granada, 1999). Ha sido traductor y difusor de Constitución Europea en Interlingua (Granada, 2005). Y también: Diccionario escolar de familias etimológicas (Granada, 2009), Diccionario greco-interlingua del Nuevo Testamento (Granada, 2009), Traducción al Interlingua del Nuevo Testamento (Lulu, 2010), 60 versículos seleccionados entre 40.003 versículos (Granada, 2011), La estrella de los Magos (Granada, 2011), La búsqueda de una lengua auxiliar internacional. 3a edición (Granada, 2011), Cómo hacer un árbol genealógico 3a edición (2014). Ha publicado también: 19 cuentos no premiados y comentados y sugerencias didácticas para enseñar a escribir un cuento (Granada, 2007), A Dios por la Naturaleza (Granada, 2008). Entre sus méritos están: Socio Fundador de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago, Camino Mozárabe, en Granada; Académico correspondiente de la Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Buenas Letras Vélez de Guevara de Écija.

Leandro Sequeiros San Román, SJ
Sevilla, 27.09.2018

Descargar la semblanza en pdf en este enlace: 2018 39 Necrológica HCampa