Semblanza del P. Enrique von Riedt

El P. von Riedt nació en Colonia (Alemania) el 14 de mayo de 1914. Muy niño vino con sus padres a Gijón. Lo vi por primera vez en Celorio, sentado en el porche de la casa de vacaciones: un anciano saludable, pequeño, sonrosado, risueño, redondo, con el pelo blanco abundante como un duende bueno de los cuentos de Grimm, leyendo el Marca. Los brazos gordezuelos, cubiertos de pelusilla nórdica, los tenía enrojecidos.

–He pasado un mes en Mallorca, de capellán de turistas alemanes y me ha quemado el sol.

En un número de 1951 “Páginas Escolares del Colegio de la Inmaculada de Gijón” se anuncia su llegada como prefecto de disciplina y aparece su foto erguido y serio. Se informa que cuidará del buen orden colegial; suena a amenaza.

El antiguo alumno, D. Luis Pañeda Egüen, escribe en las mismas Páginas Escolares (diciembre 2009) «Terminamos el bachillerato el año 1959. Vivimos la etapa del Padre von Riedt, que fue el más rígido rector que pasó por el colegio. Nuestra formación fue muy diferente de la actual. No porque fuera mejor o peor, sino porque tuvo unas connotaciones especiales. Von Riedt era una persona implacable con los alumnos, era calculador, era todopoderoso, era disciplinario, casi militarista. Había un respeto por los superiores muy acusado. Respeto, no miedo, aunque quizá sí había un cierto temor a aquel rector. Hoy quizá se ha perdido en la educación ese respeto»

El P. Carlos Vigil González-Cutre, S. J. que fue colegial por la misma época cuenta que a los alumnos internos del último curso de bachillerato se les permitía ir los domingos a los cines de la ciudad; pero sólo a películas determinadas por el rector. Si alguno desobedecía von Riedt se enteraba siempre; nunca supieron cómo. Cuenta un episodio que le impresionó. Estaban todos los estudiantes formados en la fachada del colegio para una celebración. Como esta se retrasaba se les permitió hablar. Enseguida subió el tono hasta formar un griterío. El padre von Riedt empezó a andar despacio por delante de las filas, mirando fijamente, y según avanzaba se iba haciendo el silencio. Comentaba el P. Vigil, ni en el ejército vi un alarde de autoridad igual. El P. Vigil fue militar antes de entrar en la Compañía; aviador. Falleció en Gijón el año 2017. Abundan los testimonios de antiguos maestrillos acerca de su autoridad y de su severidad. Pero también de su humor y de su dulzura.

Seguir leyendo la Semblanza del P. Enrique von Riedt SJ, escrita por Antonio Pérez García SJ, en este enlace: 2019 22 Necrológica Enrique Von Riedt SJ