Semblanza del P. Agustín Goytisolo Coll SJ

Su amor por Dios le llevó a la Compañía de Jesús el 27 de septiembre de 1954, cuando entró en el noviciado. Con sólo 32 años, en 1968, el fuego del amor de Dios en él le llevó lejos de su país para convertirse en misionero del amor de Dios en uno de los países africanos más pobres del mundo: el Chad. Allí amó a Dios con todas sus fuerzas, gastando todo el vigor de su juventud en beneficio de los pobres campesinos y pastores del Chad durante 38 años. Allí queda inmortalizado por una obra grandiosa que permanece eterna en la vida de los campesinos chadianos: los graneros comunitarios. Conmovido hasta las lágrimas ante estos hombres y mujeres que en ese momento se morían de hambre, se comprometió a organizarlos para que se produjera el milagro de la multiplicación de los panes. De hecho, con lo poco que estos campesinos podían tener como cosecha, consiguió hacerles comprender la necesidad de guardar parte de la cosecha en graneros comunitarios que se utilizarían para paliar a la falta de alimentos que caracterizaba los largos periodos de hambruna durante la temporada de sequía. A través de esta iniciativa, cada campesino aportaba una pequeña cantidad de cosecha que el padre Agustín guardaba en graneros que él mismo había construido para devolvérsela en su debido momento. Así, alimentó a miles de pobres en el Chad durante
más de 30 años. Hoy en día estos graneros han pasado a formar parte de la mentalidad de los campesinos del Chad y el nombre de Agustín está asociado para siempre a ellos.

Agustín eligió amar a Dios con todo su corazón ofreciendo su corazón a los hombres y mujeres de Burkina Faso, en África del Oeste, durante 12 años. A los 70 años, que es la edad de la sabiduría, impregnado de experiencias de amor a los pobres y los humildes, llegó a Burkina y se convirtió al apostolado que toca el corazón de los hombres en su relación con Dios: el apostolado espiritual. Así, se dedicará a predicar retiros ignacianos, a acompañar a cientos de religiosos y religiosas, a acompañar a los laicos a través de la CVX (Comunidad de Vida Cristiana). Contribuirá a dar más visibilidad a la Casa de ejercicios que tenemos en Burkina Faso. De nuevo, se hace inmortal en el corazón de cientos de sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos que se han beneficiado de su sabiduría, de su amor a Cristo y de su alegría de ser consagrado.

Seguir leyendo la semblanza en este enlace: 2021 08 Necrológica P. Agustín Goytisolo Coll SJ